EL ENIGMATICO CASO DEL SOLDADO GIL PEREZ

Durante varios años, físicos de todo el mundo han estado intentando lograr la teleportación cuántica. De momento se ha logrado tan solo recrear en laboratorio un átomo que se encuentra en otro laboratorio.

El físico ruso Serguei Filippov y su colega eslovaco Mario Ziman han desarrollado un método de teletransporte de fotones,partículas diminutas capaces de almacenar información, a distancia. Según los científicos, ellos han encontrado el método para mover los objetos a distancia al instante, pero técnicamente ello sería posible en el plazo de 20-25 años. Sin embargo, la historia a veces nos habla de extraños casos que, quizás, nos indican que la teletransportación no es algo desconocido para la humanidad, entre esos casos de la historia se encuentra el del «Soldado Gil Perez»

gil

 Gil Pérez era el nombre de un soldado español de la Guardia Civil filipina que fue protagonista de un histórico y misterioso caso de teletransportación, supuestamente el hombre apareció de forma repentina en la Plaza Mayor de la Ciudad de México (a más de 16,500 km de Manila, a través del Pacífico) el 24 de octubre de 1593. Iba vestido con el uniforme militar los guardias de Palacio del Gobernador en Filipinas, y afirmaba que no tenía ni la más mínima idea de cómo había llegado hasta México.

Pérez relató que instantes antes de situarse en México estaba haciendo guardia en Manila en el palacio del gobernador. Admitió, estando totalmente consiente que ya no estaba en las Filipinas, que no sabía dónde estaba ni cómo había llegado hasta ese lugar. Contó que unos momentos antes de su llegada hasta México, Su Excelencia el Gobernador de Filipinas, Gómez Pérez das Mariñas había sido asesinado a manos de piratas chinos. Continuó explicando que tras largas horas de servicio en Manila, sentía que se desvanecía, apoyándose contra una pared y cerrando los ojos para descansar, dijo que al abrir los ojos un segundo después, ya se encontraba en un lugar totalmente diferente.

Cuando se le hizo saber  que ahora se encontraba en la Ciudad de México, Pérez se negaba a creer y argumentaba que había recibido sus órdenes la mañana del día 23 de octubre en Manila, y que por ese motivo era imposible para él encontrarse en la ciudad de México en la noche del 24. Las autoridades condenaron a Pérez a prisión, acusado de deserción y por la posibilidad de que podría estar al servicio del Diablo.

Después de dos meses del suceso, llegan las noticias de las Filipinas traídas por el galeón de Manila, la información confirmaba el hecho del asesinato del gobernador por piratas chinos, así como otras afirmaciones de la fantástica historia del misterioso soldado. Los testigos efectivamente confirmaron que Gil Pérez había estado en servicio en Manila, momentos antes de llegar a México. Por otra parte, uno de los pasajeros del buque reconoció a Pérez y juró que lo había visto en las Filipinas el 23 de octubre. Gil Pérez retornó a Filipinas y tomó posesión de su puesto de trabajo como guardia de palacio.

testa

Fran González

enlaces personales TWITTER – FACEBOOK – BLOG

 

También te podría gustar...

Deja un comentario