Relatos terror: Contacto telefónico

Voz del teléfono: Tu vida.

Absorto

Mientras tanto, fuera del cuarto de baño, Laura comienza a impacientarse por la tardanza de Alejo y decide ir a buscarle. La joven, una vez frente la puerta del baño, comienza a llamar a su novio golpeando la puerta con sus nudillos. Pero, después de varios intentos, nadie responde a su llamada. Así que, ya un poco alertada por la falta de respuestas, decide abrir la puerta lentamente. En el interior de la habitación, completamente a oscuras, puede divisar la figura de Alejo sentado en el retrete. Y dirigiéndose a ella, le dice:

Alejo: Bueno cariño, volvamos afuera.

Laura: Que extraño. Tu voz está otra vez como cambiada.

El rostro del joven comienza a dibujar una ligera sonrisa. Seguidamente se acerca a Laura y le da un beso a la vez que acaricia su pelo. La coge de la mano y juntos salen del baño para reunirse con los demás.

Nueva llamada

Una vez ambos ya han salido del baño, podemos encontrar el teléfono móvil caído en el suelo con el nivel de batería casi agotado, tan solo unos segundos restan para que el aparato se apague. Y justo cuando el teléfono está a punto de apagarse, una voz puede oírse salir de aquel teléfono, una voz angustiosa, es la voz de Alejo que en un último esfuerzo por hacerse escuchar, suplica:

Alejo: Nooo, por favor, sacadme de aquí, por favorrrrrrr……

Queridos lectores, no quiero que después de leer este relato penséis que soy un tecnófobo ni nada que se le parezca. Nada más lejos de la realidad. Con toda sinceridad os digo que considero los adelantos tecnológicos una necesidad a la par que una gran muestra de lo fantástico que puede llegar a ser el hombre cuando se lo propone. Incluso en los casos en los que la tecnología es utilizada para hacer el mal, yo soy un gran defensor de ésta ya que cualquier tecnología, como cualquier otro instrumento al servicio del hombre, queda exenta de responsabilidades a pesar de que, a través de su uso, pueda hacerse el mayor de los daños, pues es el ser humano el que decide hacer uso de ella, para bien o para mal. No es el instrumento el que toma la decisión de ser usado para un fin bélico o para un fin constructivo, sino el hombre.

En realidad, al elaborar este relato lo hice con la intención de lanzar una pregunta al aire. Y esa pregunta es: ¿Cuándo fue el momento en el que dejamos de utilizar la tecnología para mejorar nuestras vidas para pasar a ser esclavos de ella?

Relatos de misterio y terror

Jesús Giraldo

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: