Narradores del Misterio

COMO RECORDAR NUESTROS SUEÑOS

Con frecuencia oímos este comentario: » Yo no sueño nunca». Sin embargo la ciencia ha demostrado que todos sin excepción soñamos, y no una vez, sino varias en una sola noche. Lo que sucede simplemente es que la mayoría de las personas no lo recuerda. Olvidamos nuestros sueños porque » en realidad no los queremos recordar». Ello es así por diferentes motivos. Unas veces porque no queremos que nuestra mente se ocupe de cuestiones espirituales; otras, por factores exteriores que influyen en el mayor o menor cansancio de nuestro cuerpo, como las pastillas para dormir, las drogas o los medicamentos en general…incluso la bebida. Pero, en realidad, la principal razón radica en nuestra educación que recibimos en nuestra infancia. Todos oímos cuando éramos niños la frase : » Olvídalo, sólo ha sido un sueño…» dicho y hecho…
En este proceso, la única excepción la constituyen determinadas pesadillas o sueños muy especiales y extremadamente vivos, los únicos de atravesar nuestras barreras defensivas. Hay gente en quien una intensa pesadilla puede llegar a ocasionar el cierre automático a toda posibilidad de recordar posteriormente los sueños. La gente con sueños PES ( percepción extrasensorial) de gran realismo, es propensa a experimentar un terror tremendo y a sentirse culpable en caso de que lo vaticinado en el sueño se convierta en realidad. La consecuencia es que este tipo de personas decide muchas veces, no volver a soñar más. No olvides que tú eres quien tiene el control sobre los sueños y quien también dicta las normas del juego según tus propias necesidades.
Otros factores que juegan un papel para impedir recordar los sueños podrían ser el ruido procedente de una radio o alguien tremendamente hablador y el poco interés que mostramos hacia ellos. Se habla que cuando dormimos en exceso y después de que haya terminado el sueño, la mitad de su contenido se pierde en tan sólo cinco minutos, y en diez minutos la cantidad ya imposible de recuperar es de un noventa por ciento.
Para conseguir recordarlos sólo hay que expresar el deseo y repertirlo varias veces para que quede firmemente asentado en el subconcsciente y en segundo lugar lo importante es no parar de repetirse durante todo el día , y muy especialmente antes de acostarse.
Acontinuación paso a enumerar unos recursos para volver a recordar los sueños:
– Eliminar todo obstáculo que frene el recuerdo de los sueños.
– Decirle al subconsciente que realmente quieres recordar tus sueños. ( 3 veces)
– Tener una libreta para anotarlos.
– Leer libros y artículos que traten sobre sueños.
– Hablar de ellos con amigos o gente que se interesan en ellos.
– Valorar a todos y cada uno de ellos ya que pueden tener significados importantes por muy absurdos que nos parezcan.

El resultado es verdaderamente sorprendente…. Preparados para soñar?

Silvia Rossi

Salir de la versión móvil