Chris Hadfield fallo en acomplamiento estación espacial Mir

A continuación vamos a explicar un momento en el que el terror se apoderó del astronauta en cuestión en un viaje al espacio. Se trata de Chris Hadfield, astronauta canadiense retirado, ingeniero, músico y ex piloto de caza de la Royal Canadian Air Force. Los hechos se profujeron cuando los sensores de distancia y velocidad fallaron 30 segundos antes de un acoplamiento de alta precisión con la estación espacial Mir. Chris Hadfield y el  fallo en estación espacial Mir

Ensamblaje

Durante el primer vuelo de Chris Hadfield, STS-74 en 1995, él y sus compañeros astronautas tuvieron que navegar en un transbordador de un casi 300000 euros  hacia un objetivo del tamaño de una taza de café en la estación espacial rusa Mir.

El OVNI de la Misión STS-80

El trabajo de Hadfield consistía en transmitir la información de velocidad y alcance al piloto mientras estaban acoplados. Esto fue muy importante porque el acoplamiento fue un evento de altísima precisión. Tenían una ventana de dos minutos para atracar, y tenían que viajar a una décima de pie por segundo (más o menos 3/100 de segundo). No hacerlo sería catastrófico.

Narración del propio astronauta

“Si golpeas a Mir demasiado suave, entonces los mecanismos de resorte rebotarían”, explicó Hadfield. “Si golpeas a Mir un poco demasiado fuerte, entonces romperías Mir por la mitad y matarías a las tres personas a bordo. Así que tienes que acertar exactamente bien”.

Cuando la tripulación estaba a unos 9 metros de distancia, los dos sensores comenzaron a decirles cosas diferentes. “Uno de ellos nos dijo que estábamos a poco mas de 9 metros, y el otro nos dijo que estábamos a 6 metros”, dijo Hadfield, “O ambos están equivocados o uno de ellos está completamente equivocado. ¿Ahora que haces? No hay nadie a quien preguntar. Si la tripulación a bordo de la cabina de vuelo del transbordador no resuelve este problema en los próximos 30 segundos, entonces todo el vuelo está arruinado y listo”.

Solución del astronauta

Hadfield dijo que «volvió a lo básico». Conocía las dimensiones del módulo de acoplamiento y utilizó el pulgar para observar la distancia a través de una ventana. Esto le dijo que estaban a algo más de 6 mts de distancia y no a 9 metros de distancia. Usó su cronómetro para hacer los cálculos y calcular qué tan rápido iban y cuándo deberían disparar los propulsores. Terminaron dando en el blanco, golpeando el objetivo de acoplamiento a la velocidad correcta y dentro del sobre de tiempo (alrededor de 3 segundos antes, le dijo a BuzzFeed Science).

“No pasaron unos minutos antes de que uno de nosotros mirara a su alrededor y dijera: ‘¡Lo logramos! De hecho, estamos aquí. Fue un gran alivio de la emoción a bordo”, dijo Hadfield.

RedaccionNdM

El astronauta de Solway.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: