Boriska el niño de Marte

Boriska el niño de Marte

El 11 de enero de 1996, en una región de Volgogrado, Rusia, nacía un niño con el nombre Boris Kipriyanovich. Su madre describe su nacimiento como algo que ocurrió tan rápido y sin dolor. Pero lo que llamó más su atención, fue que al poner en sus brazos a su hijo, Boris tenía la mirada de un adulto. Ella como médico sabía que los bebés no pueden enfocar objetos, pero su hijo la miraba fijamente. Os hablamos, a continuación, de Boris , el niño de Marte

Un niño excepcional

Con tan solo 4 meses de edad, Boris hablaba con palabras simples. A los 8 meses, se expresaba con oraciones simples. Cuando cumplió 1 año, era capaz de leer los titulares de los diarios. A los 2 años leía libros y diarios. A los 3 años era capaz de hablar con amplio conocimiento del universo, los planetas y el sistema solar. Hablaba con tantos detalles y aportaba tanta información, que los científicos tardaron 20 años en descubrirla. Es un aficionado a la lectura sobre objetos celestes y le gusta debatir sobre extraños fenómenos astronómicos.

Desde muy temprana edad, sus padres se percataron que su hijo mostraba habilidades psíquicas extraordinarias, al principio les preocupó, pero conforme pasó el tiempo se dieron cuenta que Boris no era un niño común y que tenía una inteligencia extraordinaria. Se acostumbraron a que su hijo necesitara satisfacer sus necesidades energéticas, para ello visitaba regularmente la llamada Zona Anómala, en una montaña cercana.

Marte

A muy temprana edad reveló a sus padres su origen, les aseguró que en su vida anterior vivió en Marte en donde se desempeñó como piloto. Les aseguró que la civilización marciana era muy avanzada y que eran capaces de viajar por la galaxias. Describió a los habitantes de su nación, en donde convivían distintas razas, algunos de 7 metros de altura, los cuales iniciaron la guerra nuclear que terminó por destruir la atmósfera de Marte, la radiación envenenó el medio ambiente, lo que obligó a sus habitantes a vivir bajo tierra, quienes respiran gas carbónico.

Aseguró que no era el único hijo del espacio exterior en la tierra, sino que hay muchos más y  fueron enviados para salvar a la humanidad. Además que a estas reencarnaciones se les conoce como ‘Niños Índigo’, supervivientes de la guerra marciana y con habilidades sobrenaturales. Les describió a sus padres su vida en el planeta rojo, como era la civilización marciana, sus ciudades, las naves que pilotó y los planetas que visitó, incluyendo la tierra.

Describió sus visitas a la tierra durante la civilización lemuriana, la cual estuvo ubicada en el continente perdido llamado Lemuria, que se encontraba en el Océano Índico. Con los que mantenían una relación comercial.

Lemuria

Lemuria

En el año 2000. Boris fue entrevistado por periodistas rusos, en donde contó a cámara su historia y sus conocimientos. Pero esos videos pasaron desapercibidos durante más de 20 años, cuando la prensa se mostró interesada en su historia y en sus conocimientos. Pero es imposible localizar tanto Boris como su familia, desaparecieron de la escena pública, hay rumores de que están aislados en una isla rusa bajo resguardo del gobierno.

¿Boriska,  el niño de Marte , realidad o ficción?

Redacción NDM

 

También te podría gustar...

Deja un comentario