Teoría del Macabrismo

st-oneElla murió. Eso lo sabemos todos. Pero, ¿por qué “La Familia” de Charles Manson lo hizo? ¡Ay, credulillos, que la muerte de Sharon Tate no fue tan demoníaca ni tan satánica como nos han contado! Os explico.

Sharon aprovechó que Roman (Polanski) estaba fuera para montar una fiestecita, una cena entre amigos. Aunque desde luego, eligió lo más variopinto de entre la jet set:

  • En el número uno, el ex de Tate, Jay Sebring, conocidísimo estilista de estrellas.
  • En el número dos, Wocjiech Frykowski, polaco de nombre peculiar, escritor de poco éxito, íntimo de Polanski.
  • En tercer lugar, Abigail Folger, la nueva amante del amigo de Polanski (después de que el donjuán se divorciara dos veces)
  • Y en el último lugar, Steven Parent, de 18 años, que conocía al que guardaba la finca.

Hay teorías conspiratorias que relacionan los asesinatos con la película que había grabado Sharon (“La semilla del diablo”), porque ella estaba embarazada de ocho meses, y según sus verdugos podía llevar a Satán en su interior y querían liberarlo. Bueno. Lo que cree Claudia, tras las investigaciones que se han llevado a cabo a lo largo de los años, y que lo explica todo de modo que nada hace sospechar de ningún tema demoniaco, es lo siguiente:

– En caso de que fuera por la película (“Rosemary’s baby” AKA “La semilla del diablo”), es absurdo matar a una figurante, a un estilista, a un escritor, a su amante y a un chaval que nada tenía que ver.

– ¿He dicho figurante? Sharon simplemente actuaba de fondo en una fiesta que aparece en la película. Nada más.

– Charles Manson estaba zumbado. Zumbado, zumbado. Con todas y cada una de las letras. Y sus acólitos iban hasta arriba de LSD.

– La excusa era que la casa había pertenecido a otra persona (Terry Melcher), y éste (hijo, por cierto, de Doris Day), se había negado a ayudar a Manson en su carrera (jajaja) discográfica (JAJAJA).

– Manson ni siquiera estuvo allí. Les dijo a sus “colegas”: Matad a todo el que haya allí. Y eso hicieron. Porque iban hasta arriba de LSD, recordémoslo.

– Susan Atkins confesó más tarde que Tate le recordaba a un maniquí de tienda que solo suplicaba, ni siquiera veía que era una persona. Efectos del LSD, amigos.

Por tanto, siento desmitificar tanto la película como el asesinato. Lo que ocurrió fue producto del descerebrado de Manson, que pensaba en teorías apocalípticas acerca de la raza por culpa de una canción de Los Beatles que se le subió a la cabeza. Eso, y el LSD.

Y si queréis saber más cosas, recordad que sigo en El sillon de claudia y en Claudia Lo Cree

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*