SAN BORONDON. La isla fantasma

Se trata de un mapa fecha en 1.707, en el se puede ver parte de España y Portugal, y parte de Africa, pero llama la atención una pequeña isla de color amarillo al oeste de las Canarias, justo encima de donde dice “La Mer Verte”, allí donde los antiguos situaban el fin del mundo, una isla que muchos han intentado encontrar siguiendo las leyendas escritas hace milenios y de la que hasta ahora nadie ha podido demostrar su existencia. Hablamos de “San Borondón”, la octava isla canaria.

san borondon

                              San Borondón es la forma canaria de Saint Brendan o Saint Brandan de Clonfert (480-576 d.C.), monje irlandés, protagonista de uno de las leyendas más famosas de la cultura celta: el viaje de San Brendan a la Tierra Prometida de los Bienaventurados, las islas de la Felicidad y la Fortuna. Según el poema irlandés, Brendan era un monje de Tralee, en el condado irlandés de Kerry, que en el año 512 d.C., partió junto con otros 14 monjes en una frágil embarcación que se internó en el Atlántico. La leyenda recoge el relato de sus aventuras, cómo recogieron otros 3 monjes más a lo largo de su viaje, sus encuentros con demonios que vomitaban fuego, con columnas de cristal flotante y con monstruosas criaturas tan grandes como islas.

Brendan y sus compañeros llegaron a una isla, en la que desembarcaron. Estaba llena de árboles y otros tipos de vegetación. Celebraron misa, y de pronto la isla comenzó a moverse. Se trataba de una gigantesca criatura marina, sobre cuyo lomo se encontraban los monjes. Después de muchas peripecias, Brendan consiguió regresar a Irlanda.

Lo cierto es que desde el siglo XV, comienzan a oírse los relatos de una octava isla, que a veces se divisaba al oeste de La Palma, El Hierro y La Gomera. Cuando los navegantes intentaban aproximarse a ella, y se encontraban a la vista de sus costas, montañas y valles, la isla era envuelta por la bruma y desaparecía completamente. Evidentemente, la isla fue rápidamente identificada con la mítica isla-ballena de San Brendan, cuyo nombre se convirtió, en Canarias, en “San Borondón”. Se creyó a pies juntillas en su existencia, y no faltaron relatos detallados de algún que otro navegante que juraba haber desembarcado en la isla y haberla explorado antes de que volviera a hundirse en el Océano. En algún tratado internacional firmado por el Reino de Castilla, haciendo referencia a Canarias, se hablaba de la soberanía castellana sobre “las islas de Canaria descubiertas y por descubrir”; como quien dice, por si acaso…

Leonardo Torriani, ingeniero encargado por Felipe II para fortificar las Islas Canarias a finales del siglo XVI, describe sus dimensiones y localización y aporta como prueba de su existencia las arribadas fortuitas de algunos marinos a lo largo de ese siglo. Esta isla se localizaría al oeste del Archipiélago, a 550 km en dirección oeste-noroeste de El Hierro y a 220 km en dirección oeste-sudoeste de La Palma, aunque según otros «testigos» que dicen haberla visto, se sitúa directamente entre las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro. San Borondón mediría 480 km de largo (de norte a sur) y 155 km de ancho (de este a oeste), formando hacia el medio una considerable degollada o concavidad y elevándose por los lados en dos montañas muy eminentes, siendo la mayor de las cuales la de la parte septentrional.

Resulta asombrosa la tenacidad con la que la leyenda ha seguido viva en el folklore popular canario. San Borondón sigue siendo una presencia constante en la imaginación popular de las islas, y  aunque no aparece en ningún mapa de la actualidad, ni ha sido fotografiada por ningún satélite, seguramente no hay isleño de Tenerife, La Palma, La Gomera o El Hierro que no haya oteado alguna vez desde las cumbres de su propia isla, buscando la isla perdida de San Borondón en el horizonte del oeste donde el sol se hunde en el azul cobalto del Atlántico.

borondon

                           Creemos saberlo todo sobre el mundo que nos rodea, pero lo mismo pensaban aquellos que defendían que la tierra era plana, o que se encontraba en el centro del universo, quien sabe, a lo mejor nuestro planeta aun nos tiene reservadas algunas sorpresas.

Fran González

simbolos TWITTER – FACEBOOK – BLOG

You may also like...