Pennhurst, la vergüenza de Pennsylvania

pen

Hace unas semanas recordaréis que os presentamos el psiquiátrico de Beechworth en Australia, un lugar bastante terrible para las personas que estuvieron encerradas aquí dentro. Hoy os traemos otro lugar muy similar en el que las personas que estuvieron aquí encerradas también pasaron grandes agonías y dolores.

En este ocasión nos trasladamos hasta Spring City en el estado de Pennsylvania al noreste de Estados Unidos, donde como retenido en el tiempo nos aguarda la escuela estatal de Pennhurst, un lugar en un principio construido para tratar a disminuidos mentales y a epilépticos. Realmente se construyó para apartar a los disminuidos mentales de la sociedad.

Este edificio fue construido en 1908 y albergaba 40 hectáreas de terreno. Los distintos edificios estaban conectados entre sí mediante una red de túneles subterráneos. Este lugar era una comunidad autosuficiente ya que contaba con todo tipo de instalaciones, como teatro, cine, campos de cultivo o establos entre otras cosas. También contaba con todo tipo de especialistas, psicólogos, médicos, enfermeras o dentistas entre otros…

Todas estas personas que estuvieron aquí padecieron todo tipo de torturas infrahumanas. Durante sus casi ochenta años de funcionamiento este lugar  albergó a más de 10000 pacientes. Algunos dicen que unos 5000 no salieron nunca de aquí. No sabemos si este número es real o no, pero de lo que sí estamos seguros es que muchos fallecerían en este lugar debido a las condiciones en las que vivían.

Si sabemos que había muchos pacientes que eran torturados y castigados con los castigos más perversos que podáis imaginaros. Por ejemplo cada vez que un paciente mordía a otro le arrancaban las piezas dentales para que no volviera a hacerlo. Cuando finalmente se destapó todo se pudo comprobar que algunos de los pacientes no tenían más que encías en la boca. Del mismo modo algunos eran castigados durante días sin comer ni beber. Muchos pacientes incluso eran atados y encadenados a la cama para que no causaran más problemas.

Otro de los temas peliagudos de este lugar del terror es que se mezclaban a las personas para las clases, a lo mejor ponían a un chico que tuviera un retraso en el habla, con otro que  era hiperactivo, finalmente el chico hiperactivo olvidaba incluso como hablar correctamente ya que les daba igual juntar a unas personas con otras por lo que ninguno salía favorecido.

A parte muchas personas sufrieron todo tipo de vejaciones y humillaciones, e incluso se pudo demostrar que hubo abusos sexuales por parte de algunos miembros del personal sanitario. También se supo que el personal permitía abusos entre los pacientes, sin que hicieran nada por evitarlos.  Con esto no queremos decir que todos los profesionales que trabajaron aquí hicieran esto, pero si algunos, que son los que deberían haber sido torturados en este lugar en vez de los pobres pacientes.

Todo esto permaneció como un tema tabú, hasta el año 1968, cuando un periodista Bill Baldini realizó un reportaje en este lugar, titulado “Dejad a los niños”. En este informe Baldini pudo mostrar por primera vez, como vivían las personas en este lugar de los horrores. A partir de este momento, Pennhurst empezó a estar en boca de todos y a aparecer en diversos medios de comunicación. Un titular del Pottstown Mercury del 8 de agosto de 1972 llegó a titular “Pennhurst the shame of Pennsylvania” o traducido “Pennhurst, la vergüenza de Pennsylvania”.

Tras varias demandas de varios pacientes y algunos juicios, se dictaminó que Pennhurst había violado numerosas leyes federales, viéndose obligado a cerrar para siempre en el año 1987.

Llegados a este punto toca hablar de los numerosos fenómenos paranormales que ocurren en este lugar, que como podréis imaginar son muchos y diversos. Algunos investigadores consideran que Pennhurst es el lugar más encantado de los Estados Unidos, por encima de sitios como Waverly Hills.  Aquí se han captado miles de voces psicofónicas, algunas de ellas bastante intimidantes.

Otros testigos aseguran que han sido tocados e incluso golpeados por los espíritus de este lugar, los cuales algunos aseguran que también en parte son demoníacos. Los fenómenos que dicen que más aparecen aquí son los gritos espeluznantes y voces sin que haya nadie al menos humano para emitirlos.

Sombras y apariciones también han sido vislumbradas aquí, la aparición más impactante es la de un antiguo paciente, que todos los testigos que aseguran haberlo visto describen casi como a alguien grande, fuerte y calvo con la cara deformada que intenta atacar a las personas que se adentran en este lugar.

Como ha sucedido en muchos lugares supuestamente encantados de EEUU, los actuales propietarios lo han convertido en un negocio, para que los turistas vayan a intentar toparse con lo imposible.

Pennhurst, realmente debe ser un sitio bastante inquietante, al que esperamos algún día poder ir a investigar, para ver si de algún modo podemos contactar y ayudar a esas almas atormentadas que deben residir allí.

Víctor H.S.

Publicado por Errantia investigación paranormal

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*