MITOS DE LA SEMANA SANTA. No te subas a un árbol o te convertirás en mono.

Imagino que para muchos católicos, las semana santa significa días de devoción religiosa, de ayuno, de vigilia, de vía crucis y de recogimiento y reflexión. Pero para la gran mayoría, la semana santa no es más que las vacaciones de primavera. Y las procesiones han pasado a ser más un fenómeno cultural por  mucho que algunos se empeñen en vivirlas con extremado fervor religioso.

mito

A lo largo de los siglos, en algunos países de mayoría católica han surgido algunos mitos, en torno a la semana santa, que de seguro nos provocarán más de una sonrisa, mitos que sin embargo aterrorizaron a jóvenes y adultos durante años, por ejemplo el de que si alguien se sube a un árbol en jueves o viernes santo corre el riesgo de convertirse en mono, del mismo modo que si se baña en rio o playa se convierte en pez.

A todo bebe que nazca en Viernes Santo hay que examinarlos bien, ya que pueden traer las marcas del anticristo, y cuídense de los pecados carnales, ya que las parejas que tengan relaciones sexuales en tan sagrado día podrían quedar pegadas para siempre, sin  ninguna posibilidad humana de separarse.

 En Colombia no se debe barrer el suelo, pues equivale a barrer la cara de Jesús, en Venezuela no se debe cortar el tallo de la papaya pues esta comenzará sangrar. Si eres chileno deberás visitar siete iglesias y hacer una ofrenda en cada una de ellas.

Vestirse de negro, caminar despacio y no gritar para no faltarle el respeto a Dios; Si algún hijo le levanta la mano a sus padres en un intento de agresión, se le puede caer el brazo o convertirse en mula; El Viernes Santo a las tres de la tarde (hora en que murió Cristo) no salir, ni siquiera asomarse a la calle. Sólo se puede escuchar música sacra y no se puede bailar, decir groserías, coser, planchar, ni tomar alcohol. No vestirse de rojo porque sería identificarse con el diablo; No se puede participar en juegos de azar, si se juega el Jueves, Viernes o Sábado Santo, va a perder todo lo que ganó y se va a arruinar una vez termine la semana, según la creencia popular, que se basa en la historia de Judas Iscariote. Y por último No se puede martillar, eso se relaciona con la pasión de Cristo, la mentalidad colectiva lo asocia con estarlo clavando en la cruz, por lo tanto lo consideran no como pecado venial, sino mortal.

Y visto todo, ahora empiezo a entender porque algunos convirtieron a la semana santa en vacaciones de primavera.

Fran González

TWITTER – FACEBOOK – BLOG

También te podría gustar...