MISTERIOS EN EL UNIVERSO DEL POQUER

El origen antiguo del juego del póquer es bastante confuso y misterioso. Algunos historiadores mencionan un juego persa llamado “as nas” en donde participaban cinco jugadores, mientras que otros se refieren a un juego chino de tres mil años de antigüedad. De hecho, hay más teorías que incluyen historias de juegos con elementos parecidos a los naipes modernos en la edad media, momento en que la cantidad de esos naipes comenzó a ser de 52.

Asimismo, el misterio no se queda solo en el origen del juego, ya que el póquer ha generado muchas historias de aventuras y enigmas a través del tiempo. No hay dudas de que en el lejano oeste, el póquer era un juego que proporcionaba diversión y dinero para los ganadores, pero que también tenía mala fama por estar siempre acompañado de pistoleros, alcohol y muchas otras situaciones prohibidas en ese momento.

Fue justamente en el lejano oeste que se genera la leyenda de la mano del muerto. Se dice que Wild Bill Hickok, un cazador, explorador y jugador de póquer profesional muy temido, quien había matado a 36 individuos para 1876. Un 2 de agosto de ese año entró en uno de los tantos salones típicos de Dakota del Sur. Mientras bebía, lo invitaron a una partida póquer junto al dueño del lugar, de apellido Mann. Wild siempre se sentaba frente a la puerta de ingreso de los bares para tener una vista amplia de lo que sucedía en el lugar. Sin embargo, ese día no pudo ser y se sentía muy incómodo. Finalmente, durante esa partida fue asesinado repentinamente por un cazador de búfalos que quería alardear de matar a Wild y que había perdido al póquer contra él. En el momento de su muerte Wild tenía una mano con dos ases y dos ochos (se desconoce si ya tenía la quinta carta), por lo que hoy se le llama la mano del muerto a esa combinación de cartas.

 

Podemos contar también una historia mucho más moderna, en la que José Macedo de 18 años y de origen portugués cambió por un tiempo el mundo del póquer online (ver más información sobre los juegos de casino online en netbet.com) cuando ganó varios millones de dólares, pero finalmente se descubrió que era un estafador no un buen jugador. Lo misterioso fue que jugaba con una identidad oculta.

Los fantasmas no pueden faltar en las historias de misterio, ni siquiera en las que se relacionan con las jugadas de póquer. En el año 2015, en el Aria Resort & Casino de Las Vegas, un misterioso jugador participó del High Roller de $25.000 durante varias horas y eliminó a varios jugadores. Sin embargo, repentinamente desapareció. Aparentemente, no era un fantasma. ¡Era un jugador de la mesa con un ingreso de $125 que había sido sentado por equivocación en el High Roller!