LOS INSTRUMENTOS MÉDICOS MÁS EXTRAÑOS DE LA HISTORIA

https://www.aztecaamerica.com/notas/comunidadhouston/171889/instrumentos-medicos-o-de-tortura-averig-alo

La medicina siempre se ha caracterizado por estar en constante innovación, sobre todo en los dispositivos médicos que utilizan para desarrollarla. Estos instrumentos son esenciales para que la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación de afecciones y dolencias sean seguras y eficientes.

El logro de los objetivos relacionados con la salud, depende de que los dispositivos médicos se fabriquen, regulen, planifiquen y gestionen de buena calidad. Con la finalidad de garantizar la seguridad y compatibilidad con los entornos donde se emplearán. Por lo tanto, en la historia de la medicina estos aparatos siempre han sido partes cruciales del proceso de diagnóstico y tratamiento.

Pero un aspecto importante que no podemos dejar pasar es que en la primera mitad del siglo 20, los científicos y médicos experimentaron con algunas máquinas muy raras. Visto con los ojos de hoy, lo instrumentos más extraños que podríamos ejemplificar son las plomadas diseñadas para usos en la medicina, osteopatía, fisioterapia e incluso para trabajos de construcción y arquitectura. Donde nos preguntamos la relación que tendrían estas profesiones. Sin embargo, al comparar estos artículos con los de la antigüedad no son tan extraños como parecen.

Cuna de Utica

Es uno de los instrumentos más escalofriantes, la Cuna de Utica. Fue diseñada por el médico francés M.H. Aubanel en 1945, pero fue usada por primera vez en Utica, en el New York State Lunatic Asylum. Posteriormente, su uso se extendió a todas ciudades de los Estados Unidos para tratar a los enfermos mentales.

Era una jaula del tamaño de un ataúd. La cuna solo se podía abrir y cerrar desde afuera. La Cuna de Utica era considerada como uno de los instrumentos más eficaces y humanitarios para controlar a los pacientes con trastornos mentales. Los cuales eran colocados dentro hasta ser sedados. Estas personas eran vistas como verdaderos lunáticos y como criaturas potencialmente peligrosas para la sociedad. Por esto, se intentaba controlarlas de la mejor forma posible para evitar que se hicieran daño a sí mismos y los demás.

Tambor Optocinético

En 1960, el Dr. GH Byford se para debajo de un tambor optocinético vistiendo un lente de contacto con una lámpara miniatura cimentado en el lente. Este experimento pretendía investigar los movimientos reflejos de los ojos y su asociación con las ilusiones visuales, en el RAF Institute of Aviation Medicine en Farnborough.

Montura Roentgen

En 1957, consistía en una máquina diseñada para sostener a los niños mientras se sientan para las radiografías de tórax. El roentgen era utilizada para medir el efecto de las radiaciones ionizantes. Inicialmente la magnitud que se medía era denominada “dosis de radiación”. Con ella se podía cuantificar la exposición radiométrica, es decir, la carga total de iones liberada por unidad de masa se aire seco en condiciones estándar de presión y temperatura.

También te podría gustar...