LOS FANTASMAS DEL VUELO 401

En la noche del 29 de diciembre de 1972, el vuelo 401 de Eastern Airlines, se estrelló en los everglades en Miami, sobreviviendo apenas, 81 de de los 177 entre tripulación y pasajeros. Los fantasmas del vuelo 401, Don Repo y Bob Loft, fueron vistos en más de 20 ocasiones, en vuelos similares, sobre todo en aquellos que llevaban piezas recuperadas del avión siniestrado.

fantasmas1

En la noche del 29 de diciembre de 1972, partió con destino a Miami, el vuelo 401 de la empresa Eastern Airlines, del aeropuerto internacional John F. Kennedy en Nueva York comandado por un experimentado piloto, Bob Loft, y auxiliado por el primer oficial Albert Stocckstill y por Don Repo, con 163 pasajeros y 13 tripulantes. El vuelo transcurrió sin inconvenientes hasta Miami, y en el momento de aterrizar comprueban que parte del tren de aterrizaje no responde. Se les ordena que sobrevuelen el aeropuerto a 2.000 pies de altura mientras se delibera la solución más idónea. Durante la espera, el avión se precipita vertiginosamente cayendo en la zona pantanosa. Solamente sobrevivieron 77 personas de las 176. Entre los fallecidos se encontraban, el comandante Bob Loft y su primer oficial Albert Stocckstill. Don Repo fue rescatado con vida pero falleció al día siguiente.

A los pocos días del accidente, tanto tripulantes como pasajeros de la línea Eastern, en el trayecto Nueva York-Miami, afirmaron haber visto a Don Repo y a Bob Loft formando parte del pasaje. La compañía negó y ocultó lo ocurrido, prohibiendo a su personal cualquier tipo de comentarios relacionados con los hechos.

 Algunos pasajeros con miedo a volar, relataban que un piloto, perfectamente uniformado, se sentaba al lado de ellos, minutos antes del despegue, y que les hablaba intentando tranqulizarlos. Cuando, tras el aterrizaje, estos pasajeros requerían a las azafatas para dar su agradecimiento al piloto por el rato que habían compartido con ellos, el supuesto piloto, ni formaba parte de la tripulación ni del pasaje.

Un capitán y dos azafatas declararon haber estado hablando con Bob Loft, antes de un despegue, sin saber que era él. En determinado momento  Loft se dirigió al fondo del pasillo, y les dió la impresión de que se había desvanecido. A pesar de buscarlo entre los pasajeros no lo volvieron a ver nunca más.

El espíritu de Don Repo, ente otros, se apareció en cierta ocasión a dos ingenieros, que protestaron porqué cuando fueron a arreglar el horno cuya tarea se les había encomendado, otra persona se estaba haciendo cargo de la reparación. Cuando se les mostró una fotografía de Repo, ambos lo identificaron con la persona que habían visto en la cocina del avión.

El investigador de lo paranormal John Fuller, después de interrogar a posibles testigos, concluyó que no cabía duda sobre las extrañas apariciones, y fueron catalogadas como fenómenos paranormales. Entre algunos informes recogidos por Fuller está el de una azafata que al prepararse para despegar desde Nueva York, observa que hay un pasajero de más que no figura en la lista, sentado en primera clase y vestido con uniforme de comandante de la empresa. Al inquirirle sobre porque no figura en la lista de pasajeros y quien es y no recibir respuestas, llama a una compañera, que tampoco tiene éxito. Llamado el comandante de la nave ante la imposibilidad de solucionar el incidente, éste queda asombrado al reconocer en el intruso al desaparecido Bob Loft, quien se desmaterializó ante sus ojos.

fantasmas

John Fuller, logró que la empresa aérea reconociera los hechos y llegó a las siguientes conclusiones:

“Los hechos suceden siempre en aviones L-1011 de la empresa Eastern Airlines, incluso en aviones que esta compañía ha alquilado a otras líneas. En la mayoría de los casos, los aviones en los que se han manifestado las apariciones, llevaban piezas recuperadas de los fantasmas del vuelo 401. Siempre ocurren en la ruta Nueva York-Miami”.

Fran González

TWITTER – FACEBOOK – BLOG

You may also like...

A %d blogueros les gusta esto: