LOS ACEITES ESENCIALES Y LAS VELAS

20140716-230115-82875362.jpg.

Desde tiempos inmemoriales los seres humanos se han entregado a estudiar las técnicas de extracción de las esencias de las plantas. Las más conocidas son: exprimida, maceración, destilación y extracción con disolventes. Estas esencias son indispensables para cualquier trabajo o ritual de mágia u otro tipo pero en especial si es un ritual con velas conocido como » vestir la vela» o también cuando » la vela toma el hábito», ya que consiste en untarla con aceite esencial para crear un vínculo entre nosotros y la vela. Embadurnándola con aceite, se transfieren a la vela nuestras vibraciones y las intenciones para las que se ofrece el ritual, convirtiéndola en un poderoso instrumento de nuestra voluntad. Cuando se unta la vela, es preciso pensar intensamente en la finalidad que se busca, intentando visualizar la realización del deseo o petición expresado en el ritual.
Los aceites especiales son la esencia de las plantas y se presentan en forma oleosa ya en su estado natural; por ejemplo, en los pétalos de jazmín, las hojas de salvia, las semillas de eneldo e hinojo, el tallo de sándalo, la corteza de canela, las raíces de angélica y así podríamos seguir con muchas plantas más….
Los que se compran en herboristerías son más naturales , pero también más caros, ya que para obtener pocos gramos de esencia es necesaría una gran cantidad de planta. Recuerde que cada aceite esencial tiene un poder y una vibración particulares; por ello, la esencia deberá escogerse con un objetivo muy preciso según las caracteristícas de la planta de la que se ha extraído. Casi todos los aceites esenciales, cuando se unen a la cera de la vela, conservan intactas e innatas sus propiedades y pueden aportar notables beneficios.
A continuación voy a exponer algunos , ya que es un tema extenso y me he permitido hacer una selección de los más utilizados , intentando incluir sus propiedades mágicas, en este y otros artículos que iré publicando.

Abeto: en general, todas las coníferas tienen el poder de favorecer la fecundidad y la suerte, ya que están siempre verdes. El aceite esencial puede servir para reforzar una petición o bien para purificar a una persona de la negatividad.

Acacia: se utiliza en los rituales en los que se intenta aumentar las propias vibraciones o las de los demás , para favorecer la espiritualidad, la elevación interior, la clarividencia. Se utiliza también en los rituales de purificación, para alejar la negatividad.

Albahaca: constituye una poderosa ayuda contra toda forma de pobreza moral, espiritual, intelectual y económica. Se utiliza en los rituales que favorecen el amor por uno mismo y por el prójimo, para atraer la suerte y el dinero y para infundir el valor necesario en el camino de la búsqueda espiritual.

Artemisa: protege de las desgracias, pero se utiliza en los rituales para mantener la fidelidad y la felicidad conyugal y reavivar el interés de la pareja.

Anís: tiene el poder de alejar las pesadillas y devolver la serenidad perdida; se utiliza en los rituales para disminuir la ansiedad y el estrés y para recuperar la calma.

Oscar Ventura
20140716-230217-82937323.jpg

También te podría gustar...