LAS NORNAS

  Nadie escapa, incluso los dioses estan sometidos al destino.   

normas  

Desde el principio de los tiempos se ha temido al destino, pero, ¿De dónde pudo surgir la idea de que todo se halla regido por una ley de inexorable Necesidad? ¿Acaso el hombre la ha descubierto al contemplar el movimiento de los astros que parecen seguir, un camino más o menos bien trazado?

Los escaldas nórdicos se permitían señalar que, incluso elsabelotodo Odín, no podía conocer, en todo su alcance, lo precrito por el destino. Se dice que dio un ojo a Mimer el guardian de la fuente para poder conocer su destino.

Según el Edda, las Nornas proceden del mundo de los gigantes, de las poderosísimas fuerzas cósmicas fundamentales, teniendo como condición la de seres divinas. Ya que no podemos olvidar, que en tiempos remotos, hasta los gigantes tenían condición divina.

Las doncellas del Destino habían asimilado el saber de los tiempos primordiales, de todo lo oculto.

Habitna en el árbol cósmico Ygdrassil, el fresno que constituye eje de todos los mundos, en la zona conocida como Urdabon, la fuente del Destino, donde empieza el arco iris, que conduce a las regiones celestiales de Asgard, la morada de los dioses.

Wurd-Urd es la mayor y la más importante. Establece el destino, desde el principio, en atención a todo cuanto viene preparado desde el pasado; la segunda es Werdandi y dirige los acontecimientos que van apareciendo en el presente, y la tercera es Skuld, que establece todo lo que ha de suceder en el futuro, incluido el desenlace o término.

En alguna saga, se dice que solamente Urd se halla junto a la fuente del Destino,  en tanto que las otras se deslizan sobre las aguas en forma de blanquísimos cisnes. A veces, esas palmípedas cumplen las funciones de mensajeras de las Nornas o de los dioses Ases.

Las Nornas están constantemente ocupadas en renovar el estado del árbol cosmogónico, regándolo con el agua vivificadora de su fuente que, tiene la virtud de blanquearlo todo, es decir, de otorgarle una condición argéntea, la famosa albedo delos alquimistas. Su empeño es el de renovar los tejidos vegetales de Ygdrassil, alejando la descomposición que forma parte integrante de sus partículas.

La Necesidad pesa sobre los hombros de los dioses y de los humanos. Hay un intento de escapar a lo que inexorablemente esta establecido. Debe tenerse siempre en cuenta el «paso a lo contrario». Se cuenta que incluso Odín, aún sabiendo que no se puede esacapar, no acepta plenamente esos dictados, que incluso procura variar, en lo posible, dentro de unas limitaciones, con fin de ayudar a algunos de sus protegidos, siempre que se encuentre dentro de lo estipulado «desde el principio».

Quiere la tradición que Urd, la primera de las Nornas, señale todo lo bueno que le ha de ocurrir al recién nacido en función del dictado de los cielos. Skuld, la tercera de las Nornas, viene a limitar todos los bienes que su hermana ha establecido y procura ensombrecer la nueva existencia  con no pocos males. Werdandi, la segunda, procura limitar las limitaciones de su hermana Skuld, rectificando, en la medida de lo posible, los daños que ha determinado-

Saxo Gramático, cronista danés del s. XII. denomina a las Nornas con el nombre de «Parcas», las presenta como hermanas y dices que han habido templos donde los oráculos eran interrogados para saber el futuro delos recién nacidos.

Pueden relacionarse con las Fatae (die Feen)que,a su vez, pueden conexionarse con el fatum de los autores clásicos. Las Fatae dieron lugar a las hadas.

Hallamos, en San Burcardo  de Wormancia, la referencia a preparar, en segín determinadas festividades, tres platos para tres misteriosas hermanas que, según sus tradiciones, visitaban los hogares.

Esas «hermanas» se introdujeron como tres hadas:

Morgana (Fee Morgue,Fata morgana), Arsile y Maglore Las cuales proporcionaban cada una un don, Morgana riquezas, Arsile el don de la inspiración poética, y Maglore o no proporcionaba ninguno o bien provocaba calvicie, o desgracia en los negocios y en los viajes. Por ese motivo se le evitaba darle un cubierto, para que no pudiese comer y po lo tanto pasase de largo. Aunque  esta tradición fue variando debido, a que, era peor el remedio que la enfermedad.

A mí me queda una cuestión, ¿realmente existe el destino? eso quiere decir, ¿que las casualidades están determinadas antes de que nosotros seamos conscientes? o como me dijo un día mi profesor de Historia «la  historia que cuentan los libros y la que creamos estén sujetas siempre al efecto causa consecuencia, por lo tanto nuestros actos determinan nuestro destino». No lo sé pero quiero que si este escrito o no, sea toda una sorpresa.

Daniél González

También te podría gustar...