LAS HADAS

Las hadas existen desde que el hombre existe, fueron creadas con ellos y las leyendas que de ellas hablan se pierden junto a los orígenes de la humanidad. Una de las tantas leyendas, sostiene que las hadas son ángeles caídos o paganos muertos que no han sido suficientemente buenos para entrar en el paraíso, ni tan malos como para entrar en el infierno, quedando obligados a vivir eternamente a mitad de camino.

hadas1

Las hadas. Al igual que sucede con mucho otros seres mágicos, resultan invisibles para nuestros ojos, tienen apariencia humana y son la esencia de los vegetales, minerales y los animales. Mimetizados en la naturaleza, la protegen de cualquier acto de violencia, y si alguien les invade y maltrata su hábitat, pueden tomar represalias para defenderse.  Viven en comunidades, y son gobernadas por una reina. Cuando se sienten ofendias pueden llegar a ser vengativas, por el contrario, si un ser humano despierta, por cualquier motivo, admiración en ellas, disfrutarán haciéndole regalos o u otorgándole poderes. Y hay quien sostiene que es posible comunicarse con ellas para pedirles protección o ayuda.

Una antigua leyenda dice que el llanto de las hadas no se pierde en los pañuelos ni se evapora en el aire. Si su llanto es de alegría sus lágrimas se convierten en cuentas de colores con las que hacen pendientes y collares con los que se adornan. Pero si el llanto es de dolor cada lágrima se transforma en una hoja que queda prendida de las ramas de los árboles creados para tal fin por los espíritus de los bosques, árboles que crecen y crecen a cada día que pasa, ya que las hadas han vertido muchas lágrimas por los niños que nunca las conocerán porque cortaron el camino de su vida el hambre, el frío o el terror. Y saben que el Árbol nunca dejará de crecer, que nunca cesará la violencia ni la injusticia. Pero se consuelan teniendo un lugar tan especial donde guardar su pena, porque un árbol crece hacia las alturas y la luz: Hacia donde la paz siempre es posible.

Una de sus características es poseer un cuerpo sutil y cambiante, pueden aparecer de distintas formas. Muchas de ellas tienen poderes importantes y una inteligencia muy desarrollada. Las actividades que más les gustan son: las danzas, la música, los juegos y el amor.

 Para las hadas en concreto, la música es una verdadera pasión, siendo todas ellas muy diestras en el manejo de los instrumentos. Suelen formar siempre coros en los que cantan y bailan sin parar incluso hasta seis o siete años seguidos. Nunca se las debe molestas durante la danza, eso las enfada muchísimo. Pero además de divertirse, bailar y cantar, también tienen sus quehaceres, como tejer, hacer pan y cocinar. Otro dato es que tienen un tabú muy arraigado: No soportan la sal.

La mayor obsesión de las hadas son las flores, a las que miman y cuidan con rigurosa estima. Siempre se las ve en lugares donde abunda la vegetación, pero suelen ser más felices en valles en los que existan flores exóticas que despidan un aroma intenso.

Si una noche, por el bosque, descubre muchas lucecitas a lo lejos que parece que saltan y una música desconocida, está usted asistiendo al baile de las Hadas. El motivo de este baile es la recolecta de energía de la tierra y del cosmos, para así regenerarse. Cuentan que las noches previas al cambio de estación, las Hadas salen al exterior a divertirse con sus bailes y danzas, en el apogeo de sus poderes. La noche más propicia para encontrar un corro de hadas es la Noche de San Juan, su noche preferida.

hadas2

Antes de iniciar el baile, las hadas se ponen sus mejores galas, sus vestidos de rasos y tules. Les acompañan sus corceles, adornados con campanillas y borlas de colores, con el máximo colorido posible, y justo cuando llega la medianoche avanzan en procesión, con la reina delante de ellas. A estas procesiones se les conoce como “correrías de las hadas”. Cuando termina el desfile se reúnen en círculos alrededor de la hierba y da comienzo el baile. Iluminan el lugar con la luz de las antorchas y al son de las gaitas cantan y danzan hasta el amanecer. Se puede saber el lugar donde han bailado las Hadas a través del Hongo Corro de Hadas, unas setas que se encuentran en los montes formando círculos. Ahí es donde han bailado, bailan y bailarán las Hadas

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*