LAS FLORES Y SUS PROPIEDADES MÁGICAS (segunda parte)

IMG_1012.JPG

Seguimos con más flores que a veces nos pueden pasar desapercibidas, tales como la Margarita, el Narciso y el Jacinto Blanco.
La margarita florece todo el año y es una de las perennes más apreciadas y conocidas. Es una planta rústica, que, como mucho, llega a los quince centímetros; vive preferiblemente al sol y en terrenos fértiles, como prados de campo y montaña. Las flores son blancas con un disco central dorado, y las puntas de los pétalos pueden tener una coloración rosada. Ayuda a superar los momentos difíciles, aleja el miedo del futuro y de la soledad, cura la timidez, favorece la espontaneidad, aumenta la capacidad de dialogar con el prójimo y de entender los sentimientos de los que están junto a nosotros.

El narciso es una de las bulbosas más comunes, perteneciente a la familia de las amarilidáceas, de origen mediterráneo, fácil de cultivar, muy perfumada y dotada de grandes capacidades reproductivas, tanto que, si se deja en estado silvestre en poco tiempo puede llenar grandes espacios. Está disponible en una gran variedad de colores, desde los naturales, el amarillo y el blanco, hasta los dorados, obtenidos a través de cruces. Últimamente , los narcisos se están convirtiendo en objeto de hibridación y se están creando nuevas variedades para alimentar el mercado del coleccionismo. Sus hojas son largas y estrechas, pueden tener de dos a cinco o seis flores por planta, en forma de paraguas, que pueden alcanzar los cuatro o cinco centímetros de diámetro. Los narcisos estimulan la contemplación de la belleza, ayudan a encontrar un equilibrio entre el interior y el exterior, refuerzan las personalidades solares, favorecen los encuentros y las amistades.

El jacinto procede de Asia y , más exactamente, de Alepo y Bagdad. Llegó a nuestro país por primer vez a finales del siglo XV. Es una de las bulbosas más comunes y es adecuada para ser cultivada directamente en el suelo, o también forzada en jarrones con agua para tener en casa. La industria cosmética considera preciosa su esencia, con la que se crea un perfume muy buscado.
Desde el punto de vista etimológico la palabra jacinto deriva del griego y significa ” rojo oscuro”. Probablemente, en su origen, los jacintos que se encontraban en el Mediterráneo tenían esta coloración. Ya era apreciado en la Antigüedad, así lo atestiguan algunos poetas como Virgilio, y algunos estudiosos, como Plinio y Teócrito. El jacinto aporta optimismo y apertura ante lo nuevo, deseos de vivir y expectativas positivas para el futuro, interés por lo que nos rodea y capacidad de penetración de la realidad, además de favorecer el conocimiento de las cosas espirituales.

Óscar VenturaIMG_1011.JPG

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: