LA MATANZA DEL DIA DE SAN VALENTIN

Ayer fue el día de San Valentín, el día de los enamorados, día en que las parejas, aunque solo sea una vez al año, dedican la jornada al romanticismo, a declararse su amor eterno, día de vino y rosas. Sin embargo ese día también pasará a la historia como el día en que la mafia norteamericana, de los “felices años veinte”, decidió celebrar ese día de una manera un tanto particular, una celebración que pasó a la historia con el nombre de “La matanza del día de San Valentín”

matanza

Corrían los tiempos de la famosa “Ley Seca”, y el hampa  el otro centraba sus actividades en el tráfico y contrabando de alcohol, con el beneplácito de gran parte de la población y el “mirar para otro lado”, de algunas de las autoridades. Chicago era el centro neurálgico de muchas de las organizaciones mafiosas, y el control sobre lo que se suponía el negocio más rentable de la época, inundaba las calles de sangre con continuas vendettas entre los soldados del crimen.

 Era la noche del día 14 de febrero, día de San Valentín, del año 1.929, una noche que marcaría un antes y un después en la historia del crimen organizado de los EE.UU, una noche en la que el considerado posiblemente como el mafioso más famoso de todos los tiempos, consiguió deshacerse de la competencia convirtiéndose en el amo y señor de toda la actividad ilegal de la ciudad. No obstante, tras esa masacre, la opinión publica dejo de ver con tan buenos ojos  a la mafia, pasando a ser considerados como delincuentes comunes y no como héroes populares.

 En el momento de los sucesos, las dos grandes casas que controlaban los negocios ilegales en Chicago eran, por un lado John Torrio (mentor de Capone)  y Dion O´Banion, este segundo cometió un agravio contra Torrio estafándole en la venta de un inmueble, haciendo que O´Banion fuese asesinado para enmendar dicha ofensa. Como sucesor del fallecido, se alzó con el poder Bugs Moran, y Torrio a su vez se alejó de la ciudad dejando a Capone al mando de sus negocios.

En la mañana de San Valentín, y a las 22:25 los hombres de Moran llegaron a un almacén situado en el 2122 de la calle North Clark para recoger un cargamento de alcohol, y allí se vieron sorprendidos por  una patrulla de policías seguida de un coche no identificado. Esto suscitó desconfianza en los hampones, pues habían pagado su cuota a los agentes días antes, con lo que tenían carta blanca para operar, y se lo dijeron a los policías, que les golpearon con sus culatas y les ordenaron ponerse contra la pared. Moran, que llegaba tarde, al ver a los policías decidió esconderse en una cafetería cercana para evitar problemas. A las 22:30, los tres mafiosos vestidos de policías y los dos acompañantes arrojaron una ráfaga de plomo que terminó con la vida de los hombres de Moran, perpetrando así la llamada Matanza de San Valentín.

Uno de los asaltantes, era Mc Gurn, también conocido como Machine Gun (Metralleta), en un primer momento acusado del crimen, pero salió absuelto por su coartada (decía que había estado con su novia Louise Rolfe pasando el día) y Capone, por su parte, alegó estar en Florida durante esos días, lo que les liberó de la pena.

al capone

Alphonse Gabriel Capone, más conocido como Al Capone o Al Scarface Capone (traducido al español como cara cortada Capone), apodo que recibió debido a la cicatriz que tenía en su cara, provocada por un corte de navaja, fue un famoso gánster estadounidense de los años 20 y 30, aunque su tarjeta de visita decía que era un vendedor de antigüedades.  Capone comenzó su carrera en Brooklyn antes de trasladarse a Chicago y convertirse en la figura del crimen más importante de la ciudad. Hacia finales de los años 20, Al Capone ya estaba en la lista de los «más buscados» del FBI. A pesar de su amplio historial delictivo, Al Capone fue detenido por evasión de impuestos, delito por el que fue encarcelado en la prisión de Alcatraz, con condena de once años, de los que solo cumplió ocho.

Fran González

TWITTER – FACEBOOK – BLOG

También te podría gustar...