LA MALDICIÓN DEL DIAMANTE KOH-I-NOOR

images (1)

Esta joya preciosa esconde detrás de su belleza una maldición la cual se recoge en un proverbio hindú dice así:

“El que posea este diamante será dueño del mundo pero también conocerá sus desgracias. Sólo Dios o una mujer pueden usarlo con impunidad“.

Y así fue, este diamante ha sido muy codiciado por hombres muy poderosos que creían que teniendo en su poder esta joya reinarían en el mundo.

Koh-I-Noor significa Montaña de Luz y para conocer la historia de esta gema nos remontamos a 1.304 y nos topamos con el Rajá de Malwa que fue el primer poseedor de esta joya. El que tuviera en su posesión la gema era símbolo del poder de un imperio.

Koh-I-Noor fue escondido en el turbante de un sultán, una vez reclamado por los Talibán para Afghanistan. Dos siglos más tarde, los mongoles invadieron la India y se adueñaron del diamante que permaneció en poder de los sucesivos emperadores mongoles.

Hay una leyenda que cuenta que en 1.738, después de la invasión de Nueva Delhi en la India el Shah de Persia Nadir planeó apropiarse del diamante. Nadir sabía que el emperador hindú Mohamed escondía el diamante en su turbante y le propuso intercambiar sus turbantes (una antigua costumbre oriental como símbolo de hermandad y que una negación al intercambio se consideraba una ofensa). Cuando Nadir desenvolvió el turbante y encontró la piedra se la llevó a Persia donde permaneció hasta 1.813. Demasiado fácil le resultó hacerse con tan magnífica joya.

Los hindúes recuperaron el diamante y estaba en Lahore, capital de Punhab, cuando los ingleses invadieron este estado en 1.849  y cayó en manos de la East India Co. de Inglaterra, como indemnización parcial por las guerras Sikh. En 1.850 se convirtió en una ofrenda a la reina Victoria al conmemorar el doscientos cincuenta aniversario de la compañía. A día de hoy, el Koh-I-Noor, sigue en posesión de los británicos.

Desde el siglo XIV, este diamante arrastra consigo una cadena de asesinatos y traiciones. El Sha Nadir fue asesinado (después de conseguir el diamante) 8 años más tarde.

Uno de los generales llevó la gema a Kabul para la monarquía afgana. El Koh-I-Noor llegó a Punjab y el sij gobernante Ranjit Singh, se prendó tanto de esta joya que decidió colocarla en la brida de su caballo para poder admirarla cuando cabalgaba.

Cuando Gran Bretaña y Punjab se unieron, el diamante pasó a las manos del príncipe Duleep Singh, de tan solo 9 años.

Este pequeño príncipe cometió el error de “obsequiar” el diamante a la Reina Victoria de Gran Bretaña, la emperatriz de la India, cuando en realidad lo que quería este crío era mostrar la piedra como señal de su poder y no regalarla. La Reina Victoria la mostró en la exposición del Palacio de Cristal de Londres.

La piedra pesaba 186 quilates y la Reina Victoria decide retallarlo convirtiéndolo en una talla oval de 108.93 quilates. Estuvo engarzada en la corona de la reina madre y en 1937 se trasladó a la Corona que se hizo para la Reina Isabel II.

descarga (1)

El Koh-I-Noor a consecuencia de su maldición hace infeliz a los hombres y solo puede poseerlo Dios o una mujer y como la reina Victoria era supersticiosa adjuntó una cláusula en su testamento en la que decía que la corona que portaba el diamante nunca pasara al rey, solo a su esposa.

La joya fue colocada en la corona que se usó para la coronación del rey Jorge VI, en 1937. El rey murió a los 56 años y la reina vivió hasta los 101. A su muerte, la corona fue sacada de una vitrina de cristal en la Torre de Londres, donde se encuentra en la actualidad junto al resto de las joyas reales, y puesta sobre el ataúd de la reina Madre para su velatorio. No sólo parece inofensivo el diamante para las mujeres, sino que les asegura longevidad y mucho poder.

descarga

El diamante Koh-I-Noor es reclamado por la India, Irán y Pakistán.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: