LA LUNA LLENA Y LOS CRISTALES

A partir de hoy, y en los próximos seis días, aprovecharemos la luna llena para limpiar concienzudamente y cargar nuestros cristales.Si queremos hacerlo en profundidad los sumergiremos en agua, dejándolos durante unas horas en remojo. A continuación los secaremos delicadamente con un paño de algodón. Si no queremos o no podemos utilizar agua también podemos limpiarlos haciendo un sahumerio con diferentes hierbas, como el Romero o el Laurel, o bien con incienso como el de sándalo o de limón.

Otra opción para limpiar los cristales es hacerlo mediante la vibración, y para ello utilizaremos un cuenco tibetano, una campanilla o unos crótalos, haciéndolos sonar suavemente cerca de ellos.

Una vez limpios los dejaremos toda la noche a la luz de la luna, para que se cargue con su energía. Este método es particularmente recomendable para aquellos cuarzos que puedan perder o alterar el color con la luz del sol, como la amatista o el cuarzo citrino.

Una vez completada la noche al sereno nuestros cristales estarán listos para ser cargados y reutilizados.

Feliz luna llena!
Silvia Rossi

  

También te podría gustar...