LA ENIGMATICA FORMA DE VER EL FUTURO DE NOSTRADAMUS

Nostradamus, un hombre del del siglo XVI que nos impactó con sus predicciones. Podemos entonces decir, que es quizás el vidente más famoso de todos los tiempos. Su nombre real fué Michel de Nôtre-Dame nacido en 1503. Un hombre que no sólo fué un gran vídente y profeta sino también médico y astrólogo que trabajó para la aristocracia francesa; más concretamente para los Médici y de forma más relevante siendo médico de Carlos IX. Como un hombre del siglo XVI surge la incertidumbre, puede tener a día de hoy vigencia como uno de los más grandes videntes, o mejor aún: ¿cómo es que las predicciones de Nostradamus son a día de hoy aún estudiadas por los eruditos del tema?
Sin duda, durante su vida fué alguien muy bien posicionado en la sociedad de su época y con un don único que disfrutaba de unas visiones excepcionales e incomparables, a las que llamaba  profecías. Por ello sería considerado sino el mejor vidente, sí uno de los más renombrados profetas, cuyos misteriosos textos no dejan de sorprender a estudiosos de todos los tiempos.

Su obra profética, conocida por “Les Prophéties”, en español “las profecías de Nostradamus” publicada en el año 1555, tan solo once años antes de su muerte. Contiene los misteriosos y enigmáticos versos escritos en cuartetas crípticas, que maravillan a todos los conocedores del tema. Su método adivinatorio se basaba en las ensoñaciones que el propio protagonista tenía y que le anunciaban , a modo de hecho incontestable, aquello que iba a ocurrir. La dificultad en la interpretación de sus profecías reside en la no concreción con términos específicos de aquello que aún se desconocía aunque si se puede situar en el espacio y en el tiempo por sus continuas referencias a funciones y lugares conocidos.

Las ensoñaciones inducidas por el propio protagonista se basaban en la contemplación del agua o una llama que le hacían ver hacia su interior. Se suele decir que tenía un sexto sentido y escribia en versos con lenguaje codificado como anteriormente decíamos. La interpretación de las cuartetas que contienen sus profecías son hoy en día, todo un misterio.  Y para mayor misterio a todo este enigma se añade el desorden aparente de las cuartetas; lo que da un aspecto aun más inescrutable. Nostradamus pasaba muchísimas horas nocturnas en su estudio privado sin nadie a su alrededor, sentado en un sillón de cobre. Tenía una especie de trípode sobre el que descansaba una especie de cuenco con agua,  por el que  se presume veía sus visiones, además de tener una especie de vara, la cual aparentemente parece que debía de mojar en el agua (la onda) pero también el pie y el borde (se supone que del mismo tripode), para de esta forma explicar que apareciera “la luz” que él esperaba , y que cuando moviera la vara algo ocurriera (Un temor) y una voz ( La inspiración divina segun Nostradamus ). Mejor conocido o llamado por él como: El esplendor divino ( mediante el cual aparecían ante sus ojos las imágenes que le desvelaban sus tan ansiadas visiones).

Predijo hechos y catástrofes del mundo entero gracias a sus visiones, que datan desde su propia época hasta el 3797; año en el que según él llegará el fin de los tiempos. Nostradamus, todo un misterio.

You may also like...