LA EMBRUJADA CASA WHALEY

La Mansión Whaley no es solo famosa por ser la primera casa que se construyera con ladrillo rojo en el estado de San Diego, sino también, porqué los habitantes de la zona la autoproclaman la casa más embrujada de los Estados Unidos. En la casa se ha escuchado llorar a un bebé e incluso a un perro ladrar.  Apariciones, puntos fríos, sensación de ser tocado, luces inexplicables, pasos, golpeteos, los objetos en movimiento, olores extraños y sentimientos de ser observado, son al parecer algunas de las características que presenta la casa, todo según los testimonios de aquellos que la han visitado.

whaley

Fue en septiembre de 1855 cuando los Whaley, Thomas y su esposa Anna adquirieron la propiedad de un terreno en la ciudad de San Diego, dicho terreno hasta entonces había sido el lugar de ejecución de los condenados, pues allí se realizaban los ahorcamientos, el más famoso de todos fue el de  Yankke Jim Robinson, condenado por robar un barco. Dada era extremadamente alto para su época, cuando retiraron el carro de sus pies, las puntas podía tocar el suelo, cuentan que la agonio se prolongó durante horas. Fue la primera casa en San Diego de dos pisos hecha de ladrillos, y fue construida por ladrillos hechos en la fábrica de Thomas Whaley, que estaba situada a pocos metros de allí. El hogar, aclamado como el “mejor nuevo bloque de ladrillo en el sur de California” por el Herald de San Diego, estaba decorado con maderas de caoba y muebles de palo rosa, cortinas de damasco, y alfombras de Bruselas.

En agosto de 1858, un incendio provocado destruyó algunos de los negocios de Whaley. Abatido por esta pérdida y la muerte de Thomas, uno de los tres hijos de la pareja, a principios de ese año, la familia se mudó a San Francisco en donde Whaley trabajó como comisario del Ejército de EE.UU. Aunque años más tarde la familia se trasladaría nuevamente a su antigua casa.

Después de un trágico divorcio. Violeta una de las hijas los Whalyede Thomas Whaley, acabó suicidándose en la casa disparándose una bala en el corazón el 18 de agosto de 1885.

Posiblemente hechos tan relevantes como ser el lugar donde ahorcaron a Yankee J. Robinson, el suicido de Violeta o el que todos los demás miembros de la familia Whaley murieran en la casa alimentaron la leyenda. Pero si hacemos casos a los diferentes testimonios que afirman haber visto presencias fantasmales en la casa, se diría que, la mansión, parece haberse convertido en una residencia para entidades del  más allá.

La hija más joven de los Whaleys que vivió en la casa hasta 1953, estaba convencido de que el fantasma de” Yankee Jim ” tenía embrujada la vieja casa.

Muchos de los visitantes de la casa, han informado de que se han encontrando al propio Thomas Whaley. Un ex vigilante del museo, dijo: “Hemos tenido una niña de unos 5 o 6 años de edad, que saludó con la mano a un hombre que dijo estaba de pie en la sala. Muchos adultos han informado haber visto la aparición del señor Whaley, generalmente en el rellano superior. Uno de ellos dijo que estaba “vestido con levita y pantalones y de repente se desvaneció”.

El fantasma de Anna Whaley también se ha visto, por lo general en las salas de la planta baja o en el jardín. En 1964 un investigador pudo ver al fantasma de la Sra. Whaley :”De repente me di cuenta de algo en la pared”, informó Philbin, “Había algo vaporoso blanco, parecía una aparición de algún tipo, sin duda era la silueta de Anna Whaley”

Otros visitantes han descrito ver o sentir la presencia de una mujer en la sala de audiencias. “Veo una pequeña silueta de una mujer”, dijo un visitante,”quien tiene una tez morena. Ninguno de los Whaleys se ajusta a esta descripción, pero la casa fue alquilada a numerosos inquilinos durante algunos años. Tal vez la misteriosa mujer en la sala del tribunal fuera uno de ellos.

Otra presencia observada por los visitantes y docentes es la de una joven, que se encuentra generalmente en el comedor. Sybil Leek se encontró con este espíritu, durante una visita en 1960. “Era una chica de pelo largo”, dijo Sybil. “Ella llevaba un vestido bastante largo. Se acercó a la mesa en esta sala y de repente desapareció”.

Un parapsicólogo informó que vio a un perro pequeño, como un fox terrier, que corría por el pasillo y  el comedor. El perro, dijo, era una aparición. Cuando vivían en la casa, los Whaleys tenían un terrier llamado Dolly Varden.

En la Sala de música se han podido escuchar notas de viejas canciones de otro tiempo y el olor de viejos puros habanos y fragancias de perfumes franceses., y a menudo puede observarse como se mueven algunas de las lágrimas de la lámpara mientras el resto están quietas.

Ollas y satenes se han visto moviéndose mientras pendían colgadas de la pared. Las ventanas de la planta baja han sido selladas para evitar que se abran por sí solas a altas horas de la noche, lo que hacía saltar la alarma.

Thomas Whaley jr fue el primero en morir en la casa a la edad de tan sólo 18 meses, en su habitación del segundo piso. Los gritos de un bebé han sido oídos provenientes de esta habitación.

Las cortinas en las habitaciones a menudo han sido vistas moviéndose a pesar de que las ventanas están selladas. Las camas y las almohadas han mostrado las impresiones de alguien que se ha acostado allí, a pesar de que los paneles de vidrio en las puertas hacen que sea imposible para los visitantes en las habitaciones.

 Cada día los visitantes vienen de todo el mundo a visitar el museo histórico. Contiene tanta historia entre sus paredes, que incluso los escépticos podrán disfrutar de la gira. Pero  creyentes y escépticos por igual, lo que más hacen, es recorrer la casa en busca de sus fantasmas.

whaley2

La casa está abierta de 10 am a 4:30 pm, todos los días excepto los Martes. La entrada cuesta $5.00 adultos, $4.00 tercera edad, y $3.00 niños. La Casa Whaley está localizada en la ciudad vieja de San Diego en la Ave. San Diego 2482.

Fran González

Enlace personal     TWITTER – FACEBOOK – BLOG

 

También te podría gustar...