La Cristaloterapia y el estrés

La amatista es el cristal mas adecuado para calmar nuestros estados emocionales.

Una forma sencilla y muy eficaz de prevenir los ataques de pánico y de ansiedad provocados por situaciones de estrés es utilizar una punta de amatista, un cristal económico y fácil de encontrar. Lo primero que haremos será buscar un sitio tranquilo donde podamos estar unos veinte minutos tranquilos, sin que nadie nos interrumpa. Obvia decir que es conveniente poner el teléfono móvil en silencio e incluso descolgar el teléfono fijo si lo tenemos para que nada nos perturbe durante el ejercicio. Nos sentaremos en posición del Loto (o sea sentados en el suelo con las piernas cruzadas) o si esta posición nos resulta incómoda, en una silla de respaldo recto con los pies separados y firmemente anclados al suelo. Empezaremos haciendo una serie de respiraciones conscientes, sintiendo como el aire entra y sale a través de la nariz, al tiempo que cerramos los ojos y apoyamos la lengua suavemente en el paladar, para permitir que la energía fluya. Con los dedos índice y medio de la mano derecha golpearemos suavemente tres veces el cuarto chakra, al tiempo que tomamos consciencia de nuestro chakra corazón, y situamos la amatista en este punto con la punta apuntando hacia arriba. Ahora concéntrate en todas aquellas cosas que te están causando estrés o angustia y que quieres eliminar de tu vida. Deja que suba todo y poco a poco irás notando que la calma invade todo tu ser y que tus emociones reencuentran el equilibrio. Es posible que sientas como una ola de energía que te invade, es la energía de la amatista que está haciendo su trabajo.

Después de éste ejercicio de cristaloterapia es aconsejable beber abundante agua para limpiar todas las toxinas que hemos liberado. Es importante tener en cuenta que si bien este ejercicio ayuda a controlar la ansiedad es recomendable  llegar hasta el fondo del problema para tomar conciencia y poder eliminarlo. Para cualquier consulta me encontrarás en http://www.centroindigo.org

Silvia Rossi

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: