LA CRIPTA ENCANTADA DE LOS GÁLVEZ

LA CRIPTA ENCANTADA DE LOS GÁLVEZ

cripta10

Una promesa incumplida parece haberse convertido en una maldición que se cierne sobre el panteón de la noble familia Gálvez, en el malagueño pueblo de Macharaviaya. Apariciones de personajes de época ante aterrorizados testigos, psicofonías, misteriosas fotografías y un tesoro oculto son los ingredientes de una historia en la que misterio y leyenda se dan la mano.

Como si de una extraña maldición se tratara, en un rincón del mausoleo de los Gálvez encontramos una vieja placa del siglo XVIII que reza lo siguiente: «Costearon este panteón, su altar, vasos, ornamentos y utensilios los señores D. Matías, D. José, D. Miguel, D. Antonio y D. Bernardo de Gálvez para perpetuo y privativo reposo de sus huesos, los de sus mujeres, hijos, herederos y sucesores, que han de trasladarse limpios y ponerse en los nichos respectivos; y dotaron un aniversario perpetuo en el día siguiente al de la conmemoración de los difuntos, y una misa rezada en todos los viernes del año, por la ánimas de los hijos de su familia».

A cambio de que los habitantes de Macharaviaya cumplieran dicha promesa, los Gálvez donaron a la localidad una importante cantidad de dinero. Sin embargo, el cumplimiento del «acuerdo» apenas duró una década. Después, la placa cayó en el más absoluto de los olvidos, al igual que los aniversarios y misas en honor de la acaudalada familia. Algunos lugareños achacan las apariciones y sucesos inexplicables que tiene lugar en el pueblo a una venganza de los espíritus de los Gálvez por la promesa incumplida. De hecho, los fenómenos paranormales siempre ocurren en la zona donde se emplazan la iglesia de San Agustín, su cementerio y el mausoleo de los Gálvez, un rincón mítico ubicado en la plaza principal del encantador pueblo malagueño de Macharaviaya.

TERROR EN LA CRIPTA

Un hecho repetido en infinidad de lugares históricos con fama de encantados es que los fenómenos inexplicables comienzan tras unas obras de remodelación, como si por este motivo se «despertaran» algún tipo de energías desconocidas. Esto mismo sucedió a principios de los 90, cuando las autoridades de esa localidad decidieron realizar unas reformas en la cripta, pues las visitas de turistas eran frecuentes por aquel entonces. No hemos de olvidar que los Gálvez de Macharaviaya fueron una familia de gran influencia en la España del siglo XVIII. Colaboraron estrechamente con Carlos III durante su reinado y algunos de sus miembros ocuparon los cargos de embajadores en América, África y Rusia. Sin ir más lejos, en el panteón reposa el cuerpo de D. José de Gálvez, quien fuera Ministro de las Indias. Su sobrino, Bernardo de Gálvez, fundó Galveston, en EE UU, y luchó codo con codo junto a George Washington por la Independencia de los Estados Unidos.

Una tarde de 1994 dos obreros se encontraban adecentando en la medida de lo posible el imponente panteón. De pronto, vieron de reojo a varias personas que caminaban lentamente por la zona del altar, a escasos metros de ellos. Cuando los trabajadores alzaron la mirada se quedaron petrificados: una serie de personajes ataviados con ropas antiguas desfilaban ante sus ojos. Parecían seres reales, de carne y hueso, pero poco después desaparecieron atravesando uno de los monumentales muros. Ambos trabajadores, oriundos de Sevilla, salieron de allí como alma que lleva el diablo, jurando no volver jamás por aquel pueblo. Desde entonces numerosos lugareños han sido testigos de fenómenos paranormales. No se trata de simples leyendas, sino de testimonios reales, con nombres y apellidos.

aviary22

INVESTIGACIONES EN EL MAUSOLÉO

En los últimos años se han llevado a cabo diversas investigaciones en Macharaviaya. Cierta noche, un grupo de personas realizaron una sesión de ouija en el altar mayor del mausoleo ante las cámaras de un programa de televisión, En un momento determinado, un presunto espíritu comenzó a trasmitir mensajes a través del tablero. Aseguraba que se encontraba enterrado en uno de los nichos del mausoleo y nos pedía que abandonáramos el lugar. El grupo insistió en quedarse y en ese preciso instante se apagaron todas las luces de la cripta, generando una situación de pánico, pues los improvisados «espíritistas» abandonaron el lugar a las carreras.

Situaciones de este tipo se han repetido en más ocasiones. Muchos curiosos que se acercaron al mausoleo afirman haber sentido presencias, además de escuchar ruidos de procedencia desconocida. A lo anterior se suman la grabación de decenas de psicofonías de gran calidad, que muestran palabras en castellano antiguo, y la captación de fotografías con extrañas luces.

LAS APARICIONES DE LA NOVIA

En la iglesia de San Agustín podemos descubrir una desangelada lápida «anclada» en la pared. Cualquier turista que no preste demasiada atención puede pensar que seguramente pertenece a alguno de los párrocos de dicho templo. Pero si nos fijamos en el nombre grabado comprobaremos que se trata de una mujer: María López Escaño de Cabrera, nacida el 20 de Octubre de 1901 y fallecida el 5 de Diciembre de 1920.

Según cuentan los habitantes del pueblo, desde hace casi un siglo, son muchos los que han podido percibir la presencia espectral de una joven vestida de novia merodeando por el interior de la iglesia. La suelen ver llorando desconsoladamente y siempre desaparece por la zona de los escalones del altar. Cuentan, y así reza también en la lápida, que murió el día de su boda en aquellos escalones, de forma fulminante, antes de dar el «sí, quiero».

María López Escaño cayó fulminada en los escalones de la iglesia en el momento de su enlace matrimonial debido a una terrible hemorragia intestinal. El médico del pueblo la dio por muerta, sin embargo la joven volvió a la vida poco después, y permaneció en estado vegetativo durante tres días, hasta que finalmente falleció. Este dramático suceso motivó al poeta internacionalmente conocido Salvador Rueda, oriundo de la cercana pedanía de Benaque, a escribir un poema que aparece plasmado en su lápida. Una señora  que habitaba desde siempre en Macharaviaya contó que la muchacha murió en su cama con el vestido de novia puesto, ya que sus padres esperaban que se repusiera y se casara. Sin embargo, aquellas ropas se convirtieron en la mortaja con la que fue enterrada en el cementerio del pueblo. Años después, la lápida fue trasladada a la iglesia de San Agustín.

aviary21

TESORO OCULTO

A pesar de que la familia Gálvez tuvo relevancia a nivel internacional, nunca olvidaron a su pueblo natal. Durante su existencia crearon nuevas carreteras, canalizaron el agua a la población, erigieron monumentos y edificaron allí la única fábrica de naipes en España con monopolio de ventas en los Estados Unidos, algo que aportó una importante riqueza a la localidad durante más de treinta años.

Pero existe un enigma que trae de cabeza a los historiadores: si esta noble familia amasó en vida una enorme fortuna, ¿a dónde fue a parar ese dinero cuando fallecieron de forma repentina todos sus miembros? Siempre ha existido en Macharaviaya una leyenda sobre un tesoro oculto en el interior de la iglesia parroquial. Cuentan que los Gálvez decidieron esconder la mayor parte de su capital por si en algún momento una catástrofe, como una guerra o un terremoto, se cernía sobre el pueblo. Entonces el dinero saldría a la luz para que la villa resurgiese de sus cenizas. Curiosamente, la Iglesia de San Jacinto fue reformada pocos años antes de que fallecieran los hermanos Gálvez, a finales del siglo XVIII. ¿Fue entonces cuando se escondió el tesoro entre sus muros?
Durante nuestra vista a dicha iglesia descubrimos unas extrañas marcas en su suelo: una cruz rodeada de pequeños círculos, a modo de monedas. Se trata de marcas probablemente realizadas con alguna mezcla de aceites y otros elementos afines. Los lugareños no recuerdan quién las hizo ni por qué motivo. ¿Es una marca relacionada con el tesoro de la acaudalada familia? No lo sabemos, pero la rumorología popular, como no podía ser de otro modo, apunta en ese sentido.

IMAGENES MISTERIOSAS

Algunos investigadores han obtenido diversas fotografías extrañas en los lugares de Macharaviaya donde vienen sucediendo los desconcertantes fenómenos. De todas ellas destacan dos. La primera se tomó poco antes de que una vidente fuese hipnotizada con el fin de percibir alguna información sobre las presuntas entidades del más allá a las que se atribuyen los fenómenos paranormales. La psíquica paseaba entre los nichos, mientras algunos investigadores tomaban instantáneas de la escena. En una de ellas se observa una enigmática figura alargada que parece «emanar» de uno de los nichos y tocar la espalda de la mujer.

En la segunda fotografía, tomada en el panteón de los Gálvez y captada a escasa velocidad de obturación por la falta de luz, se puede distinguir «algo» que cruza ante la cámara, dejando a su paso una estela blanca. Los anteriores son sólo algunos ejemplos de la gran cantidad de fotografías extrañas tomadas en diversos lugares en el pueblo de macharaviaya (Malaga)

aviary23

 

Diego.A.Garcia

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: