LA ANDALUCITA

La Andalucita o Quiastolita es una piedra cargada de mucho simbolismo debido a la forma de cruz cristalina que se forma en su interior y que puede verse al cortarse de una determinada manera.

IMG_1378.JPG

Hasta finales del siglo XVII esta piedra era conocida como «piedra de la Cruz» , y era utilizada por los peregrinos del Camino de Santiago como amuleto protector durante el viaje. En el siglo XVIII un alemán, estudioso de las piedras y atraído por su curiosa y particular forma, se traslada a la Península para estudiar los yacimientos, concretamente a El Cardoso, en Guadalajara, pero por algún motivo que no he conseguido averiguar ( muchas especulaciones pero ningún dato contrastable), se la denomina Andalucita, como si el lugar del yacimiento se encontrase en Andalucía.
En Chile, donde también hay yacimientos de esta extraordinaria piedra, se la conoce como Cruz del Sur. Los indios araucanos (originarios de la Patagonia) creían que las cruces representaban las almas de los guerreros fallecidos en la lucha contra los españoles.
Esta piedra se utilizaba antiguamente para repeler maldiciones y el mal de ojo, ya que a raíz de la cruz que tiene en su interior, se consideraba inmensamente protectora.

IMG_1377.JPG

Esta piedra con su singular simbología está estrechamente relacionada con el ciclo de muerte y renacimiento, y se utiliza como apoyo para aquellas personas que están haciendo el tránsito de esta vida al más allá, ayudando a eliminar los miedos propios a la muerte aceptándola.
La Andalucita favorece los cambios, ayuda a resolver los problemas y a esclarecer misterios.
En terapia se utiliza para limpiar los sentimientos de culpabilidad y para liberar los viejos patrones de conducta que han quedado obsoletos o que son perjudiciales, además de para calmar los miedos. También se utiliza para realizar viajes astrales, para desbloquear los chakras que se encuentren bloqueados por emociones negativas, o por un exceso de acumulación de ira y/o traumas emocionales. Puesto en el chakra del plexo solar limpia el corazón y ayuda a equilibrar las energías.
En gemoterapia se suele utilizar como apoyo con otros cristales.

Silvia Rossi

También te podría gustar...