EL FIN DE LA PANDEMIA PRONTO

Michael Levitt, premio Nobel y biofísico de la Universidad de Stanford, cree que la pandemia de coronavirus puede terminar antes de lo que se nos dice. Los científicos preveen el fin de la pandemia pronto.

«La situación real no es tan terrible como parece», dijo a The Los Angeles Times, y añadió: «Vamos a estar bien.»

Levitt, Premio Nobel de Química en 2013 por desarrollar modelos complejos de sistemas químicos, analizó los datos de COVID-19 de 78 países que reportaron más de 50 nuevos casos cada día. En muchos de ellos, dijo Levitt al periódico, ve «signos de recuperación». Hay que destacar que esta información data del 24 de marzo.

Al principio, el biofísico predijo -con una precisión impresionante- que habría unos 80.000 casos en China (donde el coronavirus apareció por primera vez) y unas 3.250 muertes. El lunes por la noche, hubo 81.496 casos en el país comunista y 3.274 muertes.

Combatir el pánico

Con todo esto en mente, Levitt cree que el número de nuevas infecciones comenzará a disminuir más rápido de lo que muchos pronósticos sugieren.

Algunos epidemiólogos advierten que los EE.UU. pueden estar en varios niveles de bloqueo durante meses o incluso años. Levitt dijo que los datos que está viendo no apoyan una situación tan desesperada, especialmente en lugares que han implementado medidas depresivas como la distancia.

Levitt informo que «lo que necesitamos es controlar el pánico»

Michael Levitt

Tendencia de la pandemia.

La métrica tiene que estar al acecho, dijo al Times, no el número total de casos. En cambio, es necesario centrarse en el número de nuevos casos, porque eso revelará la tasa real de propagación.

«Las cifras siguen siendo ruidosas, pero hay claros signos de un crecimiento lento», dijo Levitt, y luego señaló que el virus sólo puede crecer «exponencialmente» cuando no se detecta y no hay medidas para detener su propagación.

Aunque está de acuerdo con las medidas adoptadas por el gobierno local, estatal y federal para frenar la propagación del virus, Levitt dijo que también está preocupado por el pánico causado por la intensa atención de los medios de comunicación sobre el número total de casos. como las celebridades que se enferman con la enfermedad.

El Times señaló que la gripe estacional ha infectado a unos 36 millones de estadounidenses en poco más de seis meses y ha matado a unas 22.000 personas. Algo que hay que tener en cuenta, por supuesto, es que tenemos anticuerpos naturales contra la gripe y la infraestructura médica para anticiparnos a la enfermedad y estar preparados para afrontarla. Ninguno de estos factores se aplica al COVID-19.

Preocupación por la economía

Además, a Levitt le preocupan las consecuencias para la salud del cierre de la economía por un período de tiempo indefinido.

Teme que las medidas de salud pública que han cerrado grandes áreas de la economía puedan causar su propia catástrofe, ya que la pérdida de puestos de trabajo conduce a la pobreza y a la desesperanza. Una y otra vez, los investigadores han visto que las tasas de suicidio aumentan cuando la economía cae.

Aunque la tasa de mortalidad por COVID-19 es un poco más alta que la de la gripe, Levitt dijo que «esto no es el fin del mundo».

FUENTE: GUIAME, CON INFORMACIÓN DE FAITHWIRE

También te podría gustar...

Deja un comentario