Elizabeth Sawyer – La Bruja de Edmonton

No se sabe el año de su nacimiento, y en cuanto a su muerte se cree que fue ejecutada en 1621. La que pasaría a la historia con el sobrenombre de “La bruja de Edmonton” fue acusada por sus vecinos de embrujar a los niños y el ganado por negarse estos a comprar las escobas que fabricaba. Bajo tortura confesó que el diablo se le aparecía en forma de perro “Cuando se me acercaba ladrando, ya había hecho la maldad que yo le había pedido. Yo le acariciaba el lomo, y entonces él se me acercaba moviendo la cola, como si estuviera contento”

sawyer

Corrían los años de reinado de Jaime I, en Inglaterra, al igual que sucedía en tantas otras partes del mundo, muchos mendigos y vendedores ambulantes eran denunciados por brujería después de una discusión. Elizabeth Sawyer, una pobre mujer que se ganaba la vida vendiendo escobas, se volvió el foco de atención de sus vecinos que rumoreaban que esta lanzaba hechizos sobre sus hijos y su ganado si se negaban a comprarle.

La gota que colmó el vaso fue cuando una de los aldeanas, Agnes Radcliffe, golpeo a un cerdo propiedad de Sawyer, porque el animal se había comido parte de su jabon. Cuentan que Sawyer le lanzó a Radcliffe un poderoso conjuro, a consecuencia del cual se puso muy enferma, comenzó a salirle espuma por la boca y finalmente murió.

Elizabeth Sawyer fue encarcelada en la prisión de Newgate e interrogada por el reverendo Goodcole quien estaba decidido a demostrar que era una bruja, y no dudo en su empeño utilizando los métodos de tortura tan frecuentes en la época. Elisabeth acabó confesando.

Sawyer admitió que, cierto día, el diablo se le apareció en forma de perro negro con ojos rojos relucientes mientras le ofrecía un pacto de obediencia a cambio de su alma y que ella accedió, para sellar el pacto el perro bebió la sangre de Sawyer. Según su declaración, el perro la continuaba visitando de vez en cuando, sin embargo tras ser encarcelada nunca más volvió a visitarla.

Elisabeth Sawyer, la bruja de Edmonton, fue condenada y ejecutada en la horca por brujería.

Tres mujeres en el juicio afirmaron que después de examinar el cuerpo de Sawyer vieron la marca de una bruja, una señal que el diablo había hecho en su cuerpo.

Fran González

enlaces personales TWITTER – FACEBOOK – BLOG

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: