EL PUTO SR. SRHRÖDINGER

El puto Sr.Schrödinger

 

1935, Austria. Hola, soy un gato. La verdad es que llevaba una vida tranquila, con mis ronroneos, mi latita de atún y mi mantita en casa de la familia Schrödinger.

¡Caguentoloquesemenea!. Yo vivía la mar de tranquilo hasta que a Erwin le dio por la cuántica.

A falta de mas elementos para experimentar en su mierda de laboratorio y a falta de mas pizarra para las putas ecuaciones, el puñetero se fijó en mí. Horas y horas mirándome, hasta hacerme sentir incomodo.

El muy ladino me contó, como si pensara que yo no lo entendía, su nueva teoría.

Se coloca al gato en una caja(yo). En su interior colocamos un jodido detector de neutrones, debajo del aparatillo le colocamos un martillo sobre un frasco de veneno,( el muy crabrón).Se dispara un electrón y pueden pasar dos cosas, que el mecanismo capte el electrón y se dispare el martillito sobre el veneno y servidor la palma, o por lo contrario que el electrón tome otro camino, que el detector no lo capte, toma ya alegría.

Y  así vamos al 50%. En el mundo cuántico el gato( yo) puede estar vivo o muerto a la vez y los dos estados son reales.

La madre que lo parió, el tío se llevo la fama, inició la cosa esa de la cuántica, y el puñetero se llevo un Nobel, pero claro, ¡¿Puede un gato llevarse el Nobel?!. Yo creo que me lo merezco mas que Erwin.

A lo máximo que llegue, fue a que me caparan a la semana del primer experimento, ya que por lo visto si echaba una meadita en la caja, jodía el experimento.

Tras aquella traumática experiencia conecte con cobayas, macacos, ratas y todos los animales de laboratorio claro que yo era el primer gato en aquella situación, pero fui elegido delegado sindical del nuevo sindicato.

La teoría cuántica se podía haber desarrollado igualmente con invertebrados y cucarachas como con las experiencias atómicas en Los Alamos, pero les daba asquito.

Bueno, como delegado sindical no logre gran cosa, simplemente conseguí que los gatos no fueran utilizados como cobayas.El resto siguió tal cual, los asuntos sindicales animales funcionan así. Que se jodan el resto.

Ahora soy bisabuelo. Mis biznietos me hablan de redes sociales, de Facebook, donde lo que mas se lleva son las fotitas de gatos, adopción de gatos y una gran tendencia por el amor felino.

Cuando les cuento mi experiencia cuántica, ni se lo creen, son historias del bisabuelo que ya no rige bien del coco.

Yo les digo: buscar en Google y encontrareis mi historia, pero ni caso.

Que se puede esperar de unos gatos que son fans de Justin Bieber.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*