EL PODER DEL CORAL ROJO

En todas las antiguas civilizaciones el coral tenía una gran importancia, era considerado como un vínculo con la divinidad.
Los habitantes del Mare Nostrum pensaban que la diosa Madre habitaba en un árbol de coral y que por ello, éste contenía la esencia de la vida. Lo consideraban un regalo de los dioses hacia los mortales. Su significado en griego es “hija del mar”, y originariamente se utilizaba

sin pulir, tal cual te lo entregaba el mar, para que tuviese todos sus poderes mágicos.
Los hindúes lo asociaban a la videncia, puesto que existe una leyenda en la cual se dice que las almas de los fallecidos residen en el océano.
También se utilizaba para proteger los cadáveres de la invasión de espíritus malignos, y de hecho, en las islas del Pacífico, además de tener gran importancia en los ritos de magia, se utilizaba en los templos como protección.
En la antigua Roma lo utilizaban comúnmente como amuleto ya que protegía de los horrores que pudiesen albergar las tinieblas, de los imprevistos y además te ayudaba en los placeres nocturnos.
En la antigua Grecia las madres se los ponían a sus hijos para alejar las sombras de la noche, y protegerlos durante el sueño de enfermedades o accidentes. De ahí viene que se hayan estado utilizando sonajeros con piezas de coral en su interior para proteger a los bebés.
En Gran Bretaña se utilizaba el coral con una serpiente grabada para repeler el ataque de los enemigos.
El coral en polvo ha sido utilizado durante siglos por brujos, magos y hechiceros para protegerse de hechizos y encantamientos por parte de los rivales.
Dicen que el coral rojo palidece cuando una persona que lo lleva encima va a enfermar, ayudando así con un aviso a cuidarse.

El coral se utiliza como protector de un amplio espectro de cosas: contra el mal de ojo, las envidias y las calumnias, pero también para alejar fantasmas, demonios, íncubos y súcubos, para evitar accidentes, robos o cualquier acto violento.
El coral aporta tranquilidad a quién lo lleva, disipando los pensamientos negativos o violentos, calma los nervios y disuelve el pánico. La energía del coral es muy útil en casos de depresión o de tendencia a ver sólo los problemas, y a la falta de esperanza
Poniéndolo debajo de la almohada proporciona sueños tranquilos y apacibles, alejando las pesadillas, además de ser muy útil para aquellos que temen la oscuridad.
Se corresponde con el chakra base y también puede utilizarse en el chakra corazón para la meditación.

Silvia Rossi

20140625-194226-70946474.jpg

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: