EL MISTERIO DEL TRIPLE CRIMEN DE MACASTRE

macastrecrimen1989

La desaparición de tres menores y su posterior asesinato, ejecuciones, cuerpos descuartizados, drogas, sierras mecánicas,…. Un caso lleno de misterio que mas de 20 años después siguen sin esclarecerse.

Los hechos ocurrieron el tercer fin de semana de enero de 1989, pero los cadáveres aparecieron días y meses después en tres lugares diferentes. El terrible suceso conmocionó a los vecinos del tranquilo pueblo de Macastre.
Francisco Valeriano Flores Sáncchez, de 14 años , su novia Rosario Gayete Moedra, de 15 años, y Pilar Ruiz Barriga, también de 15 , salieron el 14 de enero de 1989 de acampada, y nunca más los volvieron a ver con vida.
Cinco días más tarde fue encontrado el cadáver de Rosario en una caseta de Macastre; el 27 de enero hallaron en la calle Alcácer de Valencia un pie amputado supuestamente de Pilar; el 8 de abril, un hombre descubrió el cuerpo sin vida de Francisco cuando buscaba espárragos cerca de la caseta; y el 24 de mayo, unos niños localizaron en Turís el resto del cadáver de Pilar.
Varias fueron las hipótesis que se barajaron sobre aquel fatídico tercer fin de semana de enero de 1989: desde que los adolescentes consumieron un cóctel de drogas que les causó la muerte, hasta que fueron atacados por uno o varios desconocidos. Pero ninguna de estas teorías pudo ser confirmada por la Guardia Civil.
Macastre. Caseta 02
Un pastor se dirigió a la caseta, donde guardaba utensilios para el oficio. “Entró y vio a una chica en la cama, la tocó con un pie y estaba muerta”. Consta en el informe que se fueron con una tienda de campaña y con la intención de hacer camping, pero que ésta se encontró sin montar, ni siquiera sacada de su funda. Con el frío y con el temporal que debió hacer en Enero, prefirieron resguardarse en dicha cabaña. No hay constancia de agresión sexual ni de haber mantenido relaciones sexuales consentidas o en estado de inconsciencia, pero tampoco consta lo contrario.
Era el cuerpo sin vida de Rosario, vecina de Benimamet, una pedanía de Valencia, a unos 40 kilómetros de la caseta donde el pastor la descubrió.
A partir de ahí comienza la investigación de la Guardia Civil. Los agentes encargados del caso interrogan a los familiares y amigos de la chica. Averiguan que Rosario se había marchado de casa días antes con otros dos chicos, Francisco y Pilar. Nadie sabía dónde estaban. Los tres jóvenes habían salido de Benimamet para irse de acampada a los montes de Catadau, a una hora del lugar donde se encontró el cadáver de Rosario. Los amigos del trío cuentan a los agentes que otras veces habían ido a una casa abandonada de ese pueblo y otros confusos testimonios sitúan a los jóvenes bailando en una discoteca de esa zona. Así que la Guardia Civil empieza a rastrear en los alrededores de la caseta de Macastre en busca de lo que, ya en esos momentos, parece inevitable: encontrar los cuerpos de Francisco y Pilar.
Captura
Las batidas de los agentes son inútiles en las primeras semanas. Mientras ellos buscan en el campo, una mujer encuentra el pie de una joven en un contenedor de basuras, macabramente el contenedor se ubicaba en la calle de Alcácer de Valencia. Resulta entonces inevitable relacionar esa extremidad con las desapariciones de los chavales, cuyas fotos ya se han difundido en algunos periódicos locales y a los que se busca por toda la provincia.
Cuatro meses después, el 8 de Abril, aparece en mitad del monte, unos esparragueros encuentran el cadáver medio descompuesto y en avanzado estado de descomposición, de Francisco. Ha muerto de un disparo en la cabeza realizado con una pistola automática. El calibre es de 9 mm parabelum. No obstante, algunos investigadores dicen que la muerte se produjo por una brutal paliza y que el tiro se lo dieron cuando había muerto o estaba agonizando, para rematarlo. Se llego a pensar según las huellas encontradas, que se trató de una especie de “cacería humana”. El cadáver aparece a unos siete kilómetros del lugar donde apareció el de esa mujer.
Un mes más tarde, el 24 de mayo, unos niños hallan el presunto cuerpo de Pilar junto al río Magro, en el municipio de Turís. Tiene la cara desfigurada. Algunos dudan que sea pilar, Es el cuerpo de una mujer de entre 18 y 25 años, al cual le faltaba la mano derecha y el pie izquierdo los cuales habían sido mutilados por una motosierra. La cara estaba deformada en grado medio de putrefacción. En el informe aparece como “víctima desconocida”, “sin indicios”. Es decir, nadie ha reclamado su desaparición, ausencia o denunciase la misma. Según la policía científica, los cortes de mano y pie fueron hechos con una sierra mecanica. Entre el cadáver de la “desconocida” y el de Francisco dista una distancia de 7 kilómetros.
Para algunas personas que vieron los cuerpos no había dudas: alguien asesinó a los menores. Sin embargo,  nunca pudo o pudieron ser identificados a pesar de que varios guardias civiles investigaron con esmero las extrañas muertes. Los familiares de los menores no olvidan ni aceptan lo ocurrido. “Para mi familia, mi hermana está desaparecida, pero no muerta. El cuerpo de Pilar estaba irreconocible, y además tenía una cicatriz en la pierna que no vimos en el cadáver”, aseguró Felisa Ruiz, hermana de Pilar, añadiendo misterio  a este caso.
Pero la Guardia Civil no tenía dudas de que el cuerpo descuartizado pertenecía a la menor desaparecida. Un minucioso estudio de los restos humanos en el Instituto Nacional de Toxicología confirmó los resultados del primer informe realizado en la Clínica Forense de Valencia.
31ene933f-MACASTRE
En 1999 se hallaron unos huesos que pertenecían a Pilar, la chica que falta en este triple asesinato. Se comparó el ADN de los huesos encontrados con el de la hermana de Pilar y coincidió. Eran de Pilar, pero la familia rogó que se mantuviese alejado de la prensa, por motivos personales.
Una de las hipótesis que barajaba la Guardia Civil en aquel entonces era la muerte accidental de los tres menores tras consumir un cóctel de sustancias estupefacientes. Así, Rosario habría fallecido primero en la casa de campo, y su novio fue a buscar ayuda, pero también murió intoxicado a unos 400 metros de distancia.
Pero el descubrimiento del cadáver de Pilar revienta esa posibilidad…..
Porque resulta que le falta un pie, y, sí, es el mismo que apareció en la calle de Alcácer. También le faltaba una mano y tenía la cara desfigurada.. La Guardia Civil tiene que descartar la hipótesis de la muerte accidental y construir una nueva basada en el asesinato, que nunca llegaron a desechar del todo. No obstante, en la caseta de Macastre se habían encontrado huellas de cuatro personas, los tres adolescentes y alguien desconocido.
Pilar, Pilar y Pilar. Para los agentes que investigaron el caso, nunca dejó de ser su cuerpo. Siguieron manteniendo la hipótesis del asesinato. Según esta versión, los adolescentes cogen un autobús con destino Catadau sobre las cuatro de la tarde, donde pensaban acampar. Así lo demuestra un billete encontrado en el bolsillo de Francisco. No tenían vehículo para llegar a Macastre y nada hacía pensar que conocieran la caseta del pastor o que quisieran llegar hasta esa zona. Alguien los llevó allí; quizá la persona que los mató. Quizá alguien que conocía tan bien ese paisaje encrespado y traicionero, que sabía que los montes se tragan los cuerpos para devolverlos tiempo después envueltos en misterio.
La Guardia Civil reconoce que se trata de “una zona sensible” a la aparición de cadáveres, pero no aporta datos y descarta la existencia de que alguien que ande por la zona sea el autor de los cuerpos que han aparecido allí en los últimos 20 años.
Desde 1985 hasta 1995 han desaparecido en esa concreta zona valenciana (Macastre, Catadau, Tous, Chiva, Lliria…) 23 jóvenes y han aparecido 18 cadáveres. Todos estos casos (incluido el de Alcásser) siguen sin resolver, aunque ha habido tres procesados, uno de ellos Ricart. Destaca el caso de Cristina Mercedes Llorca, cuyo cadáver apareció maniatado en Lliria poco antes de la desaparición de las niñas de Alcásser. Las cuerdas son similares a las que usaron con éstas, aunque por las características del asesinato (apuñalamiento, sin síntomas de sadismo, aunque sí de ensañamiento) y el hecho de no haber sufrido abusos sexuales no parece estar relacionado con Alcásser y/o Macastre. Y también el de Yolanda Vicente, de 17 años, que apareció muerta de un disparo a bocajarro en una caseta abandonada en Benimamet. Tampoco parece que haya relación con los casos mencionados, aunque no hay que descartar esa hipótesis sin más.
macastre
No siempre pensó así, al menos barajó la posibilidad de que los dos responsables del caso Alcàsser, Antonio Anglés y Manuel Ricart, hubiesen cometido años antes crímenes similares a los de Macastre. A Ricart le preguntaron por ello, negó los hechos y no hubo forma de ligarlo con la historia de Pilar, Francisco y Rosario, más allá de la presa de Tous, el lugar donde dos apicultores encontraron a las niñas del Alcàsser, a una hora del lugar donde murieron los niños de Benimamet.
Hay más similitudes entre los crímenes que entre las circunstancias que les rodean. La diferencia es tres años de separación entre uno y otro caso. En ese tiempo surgen las televisiones privadas en España (1990), las batallas por las audiencias, los programas televisivos de sucesos. La gente se conmueve siguiendo en directo las atrocidades que Anglés y Ricart hicieron supuestamente a las niñas Desirée Hernández, Miriam García y Antonia Gómez. El crimen se convierte entonces en un fenómeno social que desde entonces se repite de vez en cuando con los casos más sonados. La policía siente la presión de los medios, así que se especializa cada vez más, se organiza para ser más efectiva.
Nada de eso estaba cuando los tres adolescentes de Benimamet salieron de acampada en enero de 1989. Sus padres no pudieron ni han podido después reclamar nuevas ni mejores autopsias, pruebas de ADN, nuevas investigaciones, cuando aún la historia salía en las noticias. Eran gente humilde de un barrio deprimido de Valencia, gente que se resignó a aguantar la falta de pistas con la esperanza de que alguien les dijera alguna vez que les pasó a sus hijos….
A dia de hoy sigue siendo uno de los mayores misterios de nuestra España negra.
images
DIEGO ARTURO GARCIA

También te podría gustar...