EL LIBRO TIBETANO DE LOS MUERTOS. Mi crónica, la reflexión del programa.

[..] Oh, amigo
El tiempo camina hacia ti para buscarte nuevos planos de la realidad
Tu ego y tu nombre están en el juego de acabar
Estas poniéndote enfrente de la Luz Clara
Tú estás experimentando en esta realidad
En el estado de Iibertad del ego donde todas las cosas son como un cielo vacío sin nubes 
Y el intelecto desnudo y limpio es como un  vacío transparente
En este momento conoce por ti mismo y habita en este estado 
Lo que es llamado muerte del ego está viniendo hacia ti.
tibet
Así comienza el “Bardo Thodol”, o “Libro tibetano de los muertos”, que es como lo conocemos nosotros comúnmente , una guía en forma de poemas que nos ha de ayudar en el transito que va desde el momento de nuestra muerte, hasta la reencarnación a una nueva vida, tras haber analizado nuestras virtudes y nuestros defectos en la ultima encarnación.
Partamos de una base, si creemos que esta vida que tenemos es todo cuando hay, evidentemente no necesitaremos ninguna guía, pero si por el contrario , somos de los que pensamos que tras la muerte hay algo más, que es imposible que toda nuestra existencia radique en una única vida, a menudo demasiado pobre e insulsa, y que en la mayoría de los casos se ve condicionada por la casualidad, por el entorno donde nos ha tocado nacer, si somos de los creemos que nuestros pensamientos, nuestros instintos, nuestros deseos, que todo aquello que no vemos y que forma parte de nosotros no puede desaparecer con la muerte, entonces seguro que agradeceremos toda ayuda que nos llegue para estar preparados, para saber, o para conocer con que nos vamos a encontrar cuando atravesemos el umbral de la muerte.
Yo no se cual es la fe verdadera, ni siquiera puedo asegurar que está exista, y jamás he seguido a ninguna religión ni por imposición, ni por moda, pero siempre he estado interesado en saber en lo que creen aquellos que me rodean, el saber no ocupa lugar, eso nos han dicho siempre, por lo tanto, ¿porqué no leer el Bardo Thodol?,  es posible que no nos guste, es posible que no creamos en nada de lo que dice, o también es posible que nos atraiga de tal modo que nos impulse a conocer aún mas sobre aquellos que lo abrazan como su guía espiritual, eso dependerá de cada uno de nosotros.
Siempre he estado convencido de que tras la muerte en esta vida, nos espera otra, y otra, y otra, que la existencia va más allá de esa imagen que vemos cuando nos miramos en un espejo, es por eso que pienso que nuestra misión mas importante es vivir, vivir lo mas intensamente que nos sea posible, solo de esa manera podremos hacer cosas buenas y cosas malas, solo si cometemos errores, podremos aprender de ellos, porqué esa es nuestra misión, vivir y aprender, y si al final resulta que los escépticos tienen razón y que al morir se acaba todo, siempre podemos argumentar lo que dijo Teresa de Calcuta en una entrevista que le hicieron antes de morir “Si al final resulta que Dios no existe, me queda el consuelo de haber vivido como quería vivir”
vivir
Lo que escojas.
Escoge imparcialmente
Sin atracción ni repulsión.
Entra en el juego existencia con buena gracia
Voluntariamente y libremente
Permanece tranquilo
Recuerda estas enseñanzas
                      (Final del Bardo Thodol)
Fran González
simbolos TWITTER – FACEBOOK – BLOG

También te podría gustar...