EL HOMBRE SIN ROSTRO DE LA CASA CERVANTES

20140822_192214-1

Ubicada en C/San Francisco (Vélez Málaga)

 

En 1994 los empleados de la empresa de limpiezas y recogida de basuras de Vélez Málaga le declara la guerra al Ayuntamiento por no estar de acuerdo con los sueldos. Al no llegar a un acuerdo ambos bandos los empleados decidieron «encerrarse» en algún edificio o institución pública que, por casualidad o causalidad, el encierro se efectuó en una antigua vivienda del siglo XVI que se habilitó desde hace algunos años con las oficinas de la Junta de Andalucía, esta es la Casa Cervantes. 20 hombres entraron en el antiguo y reformado caserón, cerrando las puertas por dentro y situándose en la primera planta, desde donde podían ver lo que sucedía fuera a través de las ventanas.

En ese momento comenzaría a suceder una serie de fenómenos. Solo hacía dos horas del encierro, cuando uno de los trabajadores decide ir a fumarse un cigarro justo al lado del pasamanos que da al patio central. De pronto, un ruido como de arrastre alertó a este trabajador. Parecía como si procediera de la planta baja, comprobó que nada había cambiado y todos sus compañeros estaban en la misma habitación hablando tranquilamente. Otra vez sonó ese ruido captando nuevamente su atención, miró hacia el patio y como si se apareciera de la nada ve la figura de una persona en medio de la oscuridad. Los compañeros seguían todos juntos y esa sombra misteriosa comenzó a desplazarse desde el rincón más cercano de la puerta principal que se encuentra junto al pozo. La figura se deslizaba de un lado a otro del patio cruzándose por zonas iluminadas.

El trabajador se quedó paralizado al ver que ese hombre no tenía rostro. Cuando se pudo recuperar de la impresión que le causó aquella visión fue a contarlo a sus compañeros que decidieron ir rápidamente a esa planta. Después de una búsqueda meticulosa, no encontraron a nadie. Estaban solo ellos. Pero no estando tranquilos decidieron llamar a la policía para que una patrulla hiciera una ronda dentro del edificio. No encontraron nada y la noche transcurrió tranquila.

Los rumores sobre los fenómenos paranormales en la Casa Cervantes comenzaron hace unos 20 años cuando se habilitó con aulas para clases de idiomas. Tanto los trabajadores y alumnos conocen las historias de ruidos en la tercera planta al anochecer. Los únicos testigos son las trabajadoras de la limpieza que escuchan golpes, ruidos de arrastre y manifestaciones causando pavor a estas trabajadoras.

A finales de los ochenta un vigilante realizaba su turno de noche en el interior de la Casa Cervantes. Su ubicación era frente a la entrada principal en el lado opuesto del patio.  y después de realizar sus rondas,  para descansar un poco decidió sentarse en una silla y ojear una revista. Al levantar la mirada, dentro de su campo de visión tenía el pozo que a esas horas era la zona más oscura, vio la figura estilizada de un hombre. El sobresalto fue tremendo y la visión duró pocos segundos ya que el vigilante no pudo describir al individuo. Solo pudo llamar a una patrulla que poco pudo hacer. Este hombre juro y perjuro que aquello que vio no fue su imaginación porque lo único que recuerda con claridad es que iba con ropajes negros y……..que no tenia rostro!

Francisco Ortega Díaz, escéptico por naturaleza fue testigo de un suceso. Sobre las 12 de la noche Francisco fue a tomar el relevo del compañero para empezar su turno de vigilancia en la Casa Cervantes, abrió, con su llave, la portezuela entro y cerró. Miro a su alrededor para asegurarse de que todo estaba en su sitio. Hacia pocos días que su compañero vivió aquella experiencia y no pudo evitar ojearlo todo.

 

Caminó hacia donde estaba su compañero, se saludaron y de pronto los dos se fijaron en que la tapa del pozo estaba levantada, completamente erguida y apoyada en la pared, como si alguien la hubiese abierto en segundos ya que estaba bajada cuando entró a saludar al compañero.Fue una noche larga para Francisco.

 

20140822_192402-1

Otros testigos vivieron casos como el de voces en mitad de la noche que recorren las plantas superiores, ruidos de arrastrar los pies, golpes de objetos pesados cayendo, etc. A principios de los 90 tuvieron que instalar un sistema de alarmas porque los vigilantes ya no querían estar dentro de la casa. Desde que se instaló a fecha de hoy la alarma salta en mitad de la noche numerosas veces. El sistema detecta movimiento en habitaciones modernas totalmente cerradas. Se inspecciona el lugar y se comprueba que todo esta en su lugar y las puertas cerradas con llave.

La tradición popular cuenta que hace dos siglos en ese pozo murió un hombre al caer, por accidente, bocabajo, al ser tan estrecho no pudo darse la vuelta para quedar flotando en el agua y terminó ahogándose sin que nadie pudiera hacer nada por él. Al recatar el cadáver  del pozo su rostro estaba deformado por la asfixia, con una horrible mueca de horror. Le taparon la cara con un paño que se  llevo a la mortaja.

¿Será esa figura el espíritu del hombre que murió ahogado en el pozo? Y la pregunta más importante ¿por qué se aparece ahora después de dos siglos? Muy sencillo, se reformó la casa, retocaron los cimientos del pozo y eso activo la fenomenología paranormal.

 

Fuente de información : Málaga Misteriosa de Jose Manuel Frias.

 

También te podría gustar...