EL FANTASMA DE WASHINGTON IRVING

Cerrado en 1998, dicen que en este hotel de Granada que vivió sus años de esplendor en la década de los 60, en algunas ocasiones todavía sigue recibiendo la visita de su huésped más ilustre y que se le puede ver paseando por sus pasillos y ocupando la habitación donde solía hospedarse, convirtiéndose a sí mismo  un una leyenda más como aquellas que inmortalizó en sus “Cuentos de la Alhambra”

alhambra

Cuentan que Washington Irving, autor, entre otras obras, de los mencionados Cuentos de la Alhambra y de la leyenda de Sleepy Hollow era un hombre ingenioso y divertido que gustaba de gastar bromas a sus amigos y conocidos.

Poco después de su muerte, un viejo amigo del autor, el doctor J. G. Cogswell, estaba trabajando en la biblioteca cuando vio que un hombre dejaba un libro en un estante y desaparecía. Cogswell estaba seguro de que aquel hombre era Irving.

Se dice también que un sobrino de Irving, Pierre, vio el fantasma de su tío en la casa de este, en Tarrytown, Nueva York. Pierre y sus dos hijas dijeron que habían visto claramente el fantasma de Irving cruzar el salón y entrar en la habitación donde solía trabajar.

En vida Irving declaraba no creer en fantasmas, por lo que quizás tanto su sobrino como su amigo, el doctor, también fueran escépticos, e Irving venía desde el más allá para demostrarles que estaban equivocados, o simplemente seguía disfrutando con las bromas que tanto le gustaron en vida.

Sea como fuere, la cuestión es que el fantasma de Washington Irvin ha pasado a formar parte de la leyenda, una leyenda similar a aquellas que dejó plasmada en su obra.

irving

“Lo cierto es que el lugar continúa todavía bajo la influencia de alguna fuerza mágica, que domina las mentes de todos los habitantes, obligándolos a obrar como si se encontraran en una continua ensoñación.”  (Washington Irving)

Fran González

Enlaces personales.

TWITTER – FACEBOOK – BLOG

You may also like...