EL EXORCISMO DE SALVADOR DALI

Según un fraile italiano de nombre Gabriele María Benardi, en 1.947 el pintor Salvador Dalí fue sometido a un exorcismo llevado a cabo por el mismo. Como prueba de ello, el fraile exhibía una cruz que aseguraba le había regalado el artista como pago por sus servicios. Curiosamente, un año antes, el genio de Figueres había finalizado su obra “Las tentaciones de San Antonio”. Caso de ser la historia del exorcismo cierta ¿Pudo ser este cuadro un reflejo de que Dalí pensaba que estaba siendo atacado por el maligno?

Salvador Domingo Felipe Jacinto Dalí i Domènech, más conocido como Salvador Dalí, es sin duda una de las personalidades del mundo del arte mas destacadas del siglo XX. Y aunque su vida, su obra y sus excentricidades son ampliamente reconocidas, la historia del genio de Figueres sigue manteniendo algunos pasajes ocultos, surrealistas, al igual que su obra, y que el tiempo no ha sabido colocar ni en la historia ni en la leyenda.

En 1940 con una España sumergida en la miseria de la postguerra y una Europa devastada por los horrores de la Segunda Guerra Mundial, Dalí y su esposa Gala viajan a Estados Unidos donde residirían durante ocho años.

Durante su estancia en Nueva York el pintor no solo convierte a la ciudad en la capital del arte, sino que, según sus biógrafos, también se vuelca en la escritura y retorna a la práctica del catolicismo.

Ya finalizada la guerra, y durante un viaje a París, Dalí comienza a manifestar alteraciones en su personalidad, empezando a experimentar horrorosos sueños, visiones y pensamientos obsesivos. Aterrorizado, incapaz de conciliar el sueño por más de unas pocas horas, seguidas de un despertar gélido y tembloroso, Salvador Dalí se recluyó aún más en su fe.

Dicen que un párroco de Notre-Dame lo asistió, con resultados deplorables. Fue así que a finales de 1947 las autoridades eclesiásticas francesas convocaron a un joven fraile italiano que ya había realizado con éxito dos exorcismos. Su nombre era Gabriele Maria Berardi.

El exorcismo de Salvador Dalí, al parecer se realizó en París con una gran discreción. La historia, sin embargo, trascendió, aunque sus detalles siguen siendo desconocidos. Por supuesto, el pintor jamás admitió haber estado poseído, y mucho menos haberse sometido a un exorcismo.

En 2005, veinte años de la muerte del fraile Berardi, se halló una pequeña escultura de Cristo entre sus pertenencias, así como una carta sentida y llena de gratitud por la “ayuda” recibida. La caligrafía, claramente, coincide con la de Salvador Dalí. La escultura de Cristo en la cruz fue estudiada por varios expertos, quienes coincidieron en que su autor, fue sin duda el propio Dalí.

Fran González

Enlaces personales

TWITTER – FACEBOOK – BLOG

You may also like...