EL DOPPELGÄNGER DE EMILIE SAGEE

A lo largo de la historia de lo desconocido nos encontramos con relatos de  personas que afiman haberse encontrado con su doble, alucinación o desorden mental, según la ciencia, Doppelgänger, utilizando una terminología alemana, según aquellos que creen que tras estos fenómenos hay alguna cosa más. En otros muchos casos, algunas historias nos hablan de personas que no son conscientes de tener el doble cerca, siendo las personas que la rodean las que dan testimonio de ello. Este es el caso de Emillie Sagée, profesora de instituto de mediados del siglo XIX.

emilie

En 1845, el director de el internado para jóvenes de buena familia, Von Neuwelcke, ubicado en la actual Letonia, contrata como profesora de francés a una mujer joven de 32 años llamada Emilie Sagée. Tiene un temperamento muy alegre, demuestra una inteligencia y un sentido de la educación que llaman favorablemente, la atención del director, herr Bush. Pero, algunas semanas después de su llegada, empiezan a circular rumores entre las 42 alumnas del instituto.

Mientras una alumna dice haber visto a la profesora en un extremo del edificio, otra afirma haberse cruzado con ella en el extremo opuesto. Al principio, los profesores no prestan oídos a estos comentarios absurdos. Pero el caso se complica. Un día, mientras Emilie Sagée está ante la pizarra dando una clase de gramática a trece jóvenes (entre las cuales se encuentra una cierta Julie von Güldenstubbe), aparece a su lado una silueta imitando sus movimientos a la perfección. El único detalle que difiere es la ausencia de la tiza en su mano.

El doble sigue manifestándose durante las semanas siguientes (también es visto por los empleados domésticos) y adopta progresivamente un comportamiento más y más independiente. Así, un día, las 42 alumnas están ocupadas en trabajos de costura en un cuarto en la planta baja, y una profesora las vigila. Por la ventana las niñas pueden ver a Emilie Saguée en el jardín. En un momento dado su supervisora se ausenta para ser reemplazada por el doble inmóvil y silencioso. Afuera, Emilie Sagée parece tener súbitamente dificultades para moverse. En clase, algunas alumnas se atreven a acercarse y constatan que el doble de la profesora ofrece sólo una ligera resistencia a las manos que la atraviesan. El doble termina por desaparecer. 

Según testimonios en cada aparición , la joven mujer parecía ser presa de una fatiga más o menos intensa, como si su doble la privara de energía. Emilie, de hecho, es incapaz de ver su doble y deduce su presencia por la alarma que causa entre la gente que la rodea y por la debilidad que la invade, Por suerte para ella, porque, según una antigua tradición europea, ver su propio “reflejo” significa una muerte inminente.

Al cabo de dieciocho meses, 30 de las 42 alumnas habían abandonado el centro, retiradas por sus padres. El director decide, entonces, despedir a Emilie. Que antes de marchar le confiesa que es la decimonovena vez que se ve obligada a dejar un puesto, siempre por la misma razón, desde que empezó a enseñar a la edad de 16 años.

Julie von Güldenstubbe, convertida en baronesa y cuya existencia  es indiscutible, ya que está mas que documentada, siguió en contacto con su antigua profesora hasta el año 1850. Después de eso, se le pierde definitivamente el rastro en Rusia, a donde emigró como institutriz. 

emilie

Según cuentan algunos investigadores de la historia, Emlie se llamaba en realidad Octavie Saget, hija ilegitima nacida el 13 de Enero de 1813, y que probablemente cambió su nombre, no solo para esconder su condición, hecho bastante frecuente en la época, sino quien sabe, quizás también en un  intento de escapar de la maldición que la perseguía.

Fran González

TWITTER – FACEBOOK – BLOG

 

 

You may also like...