El astronauta de Solway

En un día soleado de mayo de 1964, Jim Templeton llevó a su esposa e hija a un día de campo cerca de Burgh by Sands, con vistas al Fiordo de Solway en Cumbria, Inglaterra. Jim era una amante de las fotografías y no paraba de fotografiar a su familia con su Kodak SLR. Hizo una serie de tres fotos en una rápida sucesión de su hija sentada en la hierba con un ramo de flores silvestres. En la primera y tercera fotografía no parecía haber nada extraño, pero en la segunda fotografía había una extraña figura detrás de la cabeza de su hija. La sorprendente imagen fue conocida por todo el mundo como “Solway Firth Spaceman (El astronauta de Solway)”,

¿Evidencia fotográfica de un ser extraterrestre, un fantasma, o un viajero del tiempo?

Al parecer, Jim no vio las anomalías de la fotografía hasta que recogieron las fotos, y el fotógrafo que las reveló fue incapaz, según dicen de encontrar explicación alguna a la extraña figura que aparecía tras su hija.

Después de que diversos medios de comunicación se hicieran eco de la imagen, la familia comenzaría a recibir cartas de personas de todo el mundo exponiéndole las más diversas teorías sobre lo que ya nadie tenía duda era un humanoide con traje blanco y casco.   Hombre del espacio, viajero en el tiempo o proyección psíquica de la mente de la madre o la hija fueron tan solo algunas de ellas.

Sin embargo, dicen que lo más extraño del caso fue que dos funcionarios del gobierno vestidos completamente de negro se presentaron en la casa de los Templeton para interrogar a Jim, además de insistirle en que les mostrara la zona donde había hecho la fotografía. Los “Hombres de Negro” se identificaron como “Número 9” y “Número 11”. Durante el interrogatorio, los hombres le preguntaron sobre un “segundo hombre del espacio”, un hecho que confundió a Jim porqué en realidad el ni tan siquiera había visto a ningún hombre del espacio.

Cuentan que posteriormente un técnico que trabajaba en la zona de lanzamiento de cohetes Blue Streak de Woomera, Australia, se puso en contacto con Jim. Este técnico le explicó que después de ver su fotografía, recordó que su equipo observó dos figuras idénticas delante de las cámaras de seguridad en la plataforma de lanzamiento tan solo un par de horas después de que Jim hiciera su fotografía en Inglaterra, a causa de la extrañas figuras el lanzamiento tuvo que ser abortado. Todo esto ocurrió sólo un par de horas después de que Jim hiciera su fotografía en Inglaterra.

El misterio continúa a día de hoy, ya que nadie ha podido probar si se trata de un montaje, y Jim Templeton nunca ha tratado de ganar dinero con ella. Por su parte, Kodak permitió que la imagen tuviera una libre distribución por si cualquier persona pudiera resolver el misterio.

Aun así, los más escépticos aseguran que Jim Templeton era plenamente consciente de que su anomalía en la fotografía era una simple pareidolia, provocada por una repentino aparición en el ángulo fotográfico de Annie, su esposa, que aparece de rodillas sobre el césped, vestida con un traje azul celeste sin mangas y que al levantarse  pudo provocar una sobreexposición haciendo que el traje aparezca casi blanco, pero que este disfrutaba de la atención adquirida en los medios de comunicación de todo el mundo por la inquietante imagen.

Fran González

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*