EL AKASHA O EL LIBRO DE LA VIDA

La filosofía espiritual occidental ha popularizado la palabra Akasha como adjetivo, a través de la utilización de la expresión “registros akáshicos” o “biblioteca Akáshicos”, en referencia a un compendio etéreo de todo el conocimiento pasado y futuro.
Se cree que el Akasha, el Espíritu, el éter, es el quinto elemento. Scott Cunningham describe el Akasha como la fuerza espiritual de la cual la Tierra, el Aire, el Fuego y el Agua descienden. Algunos también creen que la combinación de los cuatro elementos componen lo que es Akasha, y que Akasha existe en todos los seres vivos . Sin Akasha no hay espíritu, ni alma, ni magia.
Se trabaja con los cinco elementos para crear cambios positivos en la tierra. Esto se hace a través de la meditación, ya que sí queremos cambiar algo deberemos empezar por nosotros mismos.
Se representa con un pentagrama o estrella de cinco puntas dentro de un círculo. La punta que está hacia arriba representa el Akasha. Los otros representan el Fuego, la Tierra, el Aire y el Agua.
El Akasha en sánscrito, es el archivo de todas las experiencias del alma. Mediante la apertura de los registros el consultante, a través del lector, obtiene información que su Yo superior o alma necesita comunicarle para que pueda evolucionar.
La información o las respuestas que el consultante recibe serán siempre en función del nivel que su preparación le permita. Una lectura de registros akashicos puede movilizarnos profundamente, ayudándonos a tomar resoluciones que cambien nuestra manera de mirar una circunstancia determinada, favoreciendo nuestro desarrollo personal y espiritual.
Cuando nos leen los registros se producen profundos cambios y expansiones a nivel consciente e inconsciente.

Silvia Rossi

20140711-232813-84493660.jpg

You may also like...