CANIBALES. Mi crónica del programa

Katherine Knight, la primera mujer australiana en ser sentenciada a cadena perpetua sin libertad condicional, tiene un historial de violencia en sus relaciones. Hizo puré la dentadura postiza de uno de sus ex-esposos, y le cortó la garganta al cachorro de ocho semanas de otro ex-esposo. Una relación de odio con John Charles Thomas Price se volvió de conocimiento público cuando éste interpuso una “orden de detención por violencia” en contra de Katherine.

En el año 2000, ella apuñaló a Mr. Price unas 37 veces antes de desollarlo y colgarlo en un gancho de carnicería en su sala trasera… Posteriormente lo decapitó y colocó su cabeza en una olla sobre un fogón, cocinó carne de sus nalgas, y coció vegetales e hizo salsa para acompañar los platos de carne de Mr. Price que sirvió a sus propios hijos…

mujer canibal

Los Kemitas (egipcios) creían que Osiris, dios de la agricultura, los proveía de cultivos para evitar el canibalismo, mientras que los antiguos Griegos tenían muchas historias acerca de la antropofagia, tal vez el más conocido sea el de Cronos, el padre de todos los dioses. Religiones modernas como el judaísmo y el cristianismo condenan en sus libros sagrados esta práctica, práctica que contrario a lo que muchos pudieran pensar, no está tipificada en ningún código penal de ningún país del mundo.

Existen muchos indicios que nos hacen pensar que nuestros predecesores, el hombre de Neanderthal, el proto-neolítico, y el Neolítico  eran caníbales, así como que la cultura de la antropofagia estuvo muy extendida a lo largo del planeta hasta bien entrado el siglo XII. Por lo que bajo un punto de vista científico, si lo pensamos fríamente, podríamos decir que genéticamente todos llevamos una parte caníbal, heredada de nuestros antepasados, dentro de cada uno de nosotros.

Aunque algunos quieran creer  que el canibalismo está prácticamente erradicado de todas las culturas, en nuestra sociedad actual existen muchos y frecuentes casos de canibalismo. Algunos por hambre, otros por pura demencia o maldad, otros como forma de expresar el arte o curiosidad, y los más, por causas difíciles de comprender.

Sucedió en febrero de este mismo año. El dueño y diez trabajadores de un restaurante de hotel en Nigeria, eran detenidos por incluir carne humana en el menú. Uno de los clientes declaró que “Fui al hotel a principios de este año y, después de comer, me dijeron que vendían carne a un precio desorbitado». El cliente, sorprendido, asegura que «no sabía que era carne humana lo que comí a ese precio. Cuando un comensal se disponía a comer «carne selecta» de un alto precio, en realidad estaba consumiendo cabeza humana, que en la carta no aparecía con este nombre .Una vez destapada la supuesta estafa y el canibalismo que escondía este plato, cientos de clientes del restaurante se desplazaron a los centros hospitalarios para someterse a exhaustivas pruebas médicas que descarantar cualquier tipo de infección. Pero sinceramente, me cuesta creer que alguien pague un alto precio por un plato de la carta de un restaurante, sin preguntar ni tan siquiera que es lo que se está comiendo.

Y fue también en Nigeria, en Septiembre de 2013, cuando dos ciudadanos estuvieron a punto de ser linchados al hacerse público de que la carne humana formaba parte de su dieta habitual.  Lo más curioso es que, estas dos personas afirmaban comprar la carne, a un muy alto precio, en una carnicería de alto standing de su localidad. Esto me lleva a pensar que, aquella famosa historia de Raúl, un ingeniero francés que al acompañar a un amigo a hacer la compra, este lo llevó hasta una carnicería especializada en carne humana, no sea la leyenda urbana que nos han querido vender.

Que cada cual saque su propia conclusión sobre el canibalismo, pero que también piense por un momento, de que cuando decimos esa expresión tan común, dirigida principalmente a los más pequeños “Es que es para comérselo”, si en realidad no estamos sacando esa parte de caníbal que seguramente todos llevamos dentro.

tienda

 “la carne de los hombres sabe mejor que la de las mujeres, la carne femenina es más dulce, es como comer flores y te dejan el estomago flojo” (José Dorángel  Vargas Gomez “El comengente”)

Fran González

enlaces personales TWITTER – FACEBOOK – BLOG

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: