ANA BOLENA. ¿Bruja o Adultera?

En el supuestamente lugar más embrujado de toda Inglaterra, la Torre de Londres, desde su muerte el 19 de mayo de 1536, el fantasma de Ana Bolena registra todo un record, más de 30.000 apariciones .Esta reina, la segunda de seis esposas de Henry VIII, fue mandada decapitar por su marido, primero acusada de brujería y adulterio, finalmente de adulterio e incesto.

bolena

Anne Boleyn, nació en 1507 en Norfolk, era hija del conde de Wiltshire, Thomas Boleyn y de Elizabeth Howard. El rey Enrique VIII, encaprichado de la joven Boylen, y obsesionado con convertirla en su mujer, se separó de la Iglesia Católica para anular su matrimonio con su primera esposa, Catalina de Aragón, declarando bastarda a su hija María Tudor, todo con el asesoramiento de  Thomas Cromwell, que se auto-declaró Jefe de la Iglesia en Inglaterra, instaurando el Anglicanismo.

Ana, marquesa de Peimbroke por nombramiento real para que tuviera estatus de nobleza, se casó con Enrique el 25 de enero de 1533, fruto de este matrimonió nacería Elisabeth, la que luego se convertiría en la única heredera al trono.



Según las crónicas de la época, el rey sucumbió a un ataque de celos cuando Ana entregó un premio a uno de los caballeros ganadores en un torneo en Greenwich, pero la realidad era que Ana había caído en desgracia al no poder engendrar ningún hijo varón. Las pruebas que alegaron fueron que tenía un sexto dedo en una mano y que además contaba con un tercer pecho, dato reflejado en los libros sobre anomalías anatómicas, muestra más que suficiente de que la joven reina era una bruja. Sin embargo y dado que las pruebas no acababan de ser concluyentes Cromwell en persona la acusa de haber cometido adulterio con un músico y cinco hombres de la corte, lista que se incluía al hermano de Ana, Lord Rochford.

Gracias a un plan urdido personalmente por Thomas Cromwell, Ana es arrestada y encerrada en la torres de Londres, acusada de herejía y brujería,  Los cargos contra ella consistieron en una lista de acusaciones de adulterio con cinco hombres de la corte, incluido su propio hermano, lord Rochford.

Ana fue juzgada por una corte de la que formaba parte su propio padre (sir Thomas Boleyn, hecho duque de Norfolk por Enrique VIII) y unánimemente condenada. Tras permanecer diecisiete días encarcelada, murió decapitada en la Torre de Londres el 19 de mayo de 1536.

Evidentemente, Nunca se ha probado documentalmente la culpabilidad de Ana Bolena en ninguno de los cargos que la llevaron a la muerte. La reina fue víctima de un complot urdido para eliminarla del trono. El consejero del rey, Thomas Cromwell, y el deseo del rey de casarse con su nueva amante, lady Jane Seymour, intervinieron también en la caída de Ana. El 30 de mayo de 1536, Enrique VIII contrajo matrimonio con Jane Seymour, que moriría dos años después al dar a luz al príncipe Eduardo.

A lo largo de los años, el Fantasma de Ana Bolena ha sido visto vagando por los calabozos, quizás clamado en muerte por la justicia que no le fue otorgada en vida. Su espectro aparece a intervalos regulares, siendo una de las apariciones más impresionantes se registró en el invierno de 1864.

Un guardia de la Torre fue hallado inconsciente, y fue acusado de quedarse dormido en su puesto, por lo cual se le sometió a un tribunal militar. El guardia relató que se encontró una figura blanca que emergía de una neblina al amanecer, que no tenía cabeza y se dirigía hacia él. El soldado habría realizado las advertencias de rigor, y ante el avance de la figura, la atravesó con su bayoneta, pero recibió una descarga que lo dejó inconsciente. Su testimonio no fue creído, pero un oficial y varios soldados habrían declarado ver al espectro en una ventana. Al constatarse que todos los testimonios referían a la ventana del cuarto en el cual Ana pasó su última noche, el tribunal optó por liberar al guardia.

El fantasma de Ana Bolena se ha visto en reiteradas ocasiones, con apariciones a intervalos regulares, a veces sola, y otras conduciendo una procesión en la Capilla de San Pedro, donde está enterrada. Fue vista por última vez en 1933.

bolena1

El divorcio de Catalina de Aragón y la consiguiente ruptura con Roma, la decapitación de Ana Bolena y los sucesivos matrimonios de Enrique VIII hasta completar el número de seis (incluido el que contrajo con la luego también decapitada Catalina Howard) no sirvieron para garantizar la continuidad de la dinastía Tudor. El hijo de Jane Seymour, que reinó con el nombre de Eduardo VI, murió siendo todavía muy joven y sin dejar herederos. Ascendió entonces al trono la hija de Catalina de Aragón, la católica María I. Su muerte sin hijos en 1558 deparó la subida al trono de Isabel I, hija de Ana Bolena.

La nueva reina condenó a la dinastía Tudor a la desaparición, al negarse obstinadamente a contraer matrimonio. Sin duda, la terrible muerte de su madre y la personalidad tiránica de su padre influyeron en la soltería de la reina.

Fran González

TWITTER – FACEBOOK – BLOG

También te podría gustar...