AMULETOS Y TALISMANES PODEROSOS

Desde el inicio de la humanidad han existido los amuletos y los talismanes. Eran muy comunes en la antigua civilización asiría y egipcia; mientras que los griegos y los romanos los usaban frecuentemente. Sin embargo, ¿ Qué son, en realidad, los amuletos y los talismanes?. La palabra amuleto, se deriva del latín » amuletum», que, a su vez, proviene de otro término » amoliri» que significa » apartar o alejar». De ahí´que usualmente se definan como objetos o instrumentos utilizados para protegerse o apartar. Los primero amuletos estaban hechos de piedra grabada u objetos hechos de metal como el bronce, el plomo, el oro o la plata y otros materiales como cuero, arcilla y trozos de plantas o partes de animales. Es importante observar que si los amuletos alejan los daños e influencias negativas, el talismán atrae la buena suerte y logra que los proyectos lleguen a buen puerto. Su origen, es posterior al de los amuletos, ya que, para su elaboración, se requerían conocimientos como astrología, matemáticas, botánica, de teología y hasta metalurgia.

IMG_1523.JPG
Existía también la creencia que tanto el talismán como el amuleto transmiten sus cualidades al hacer contacto con la piel del portador. Con el transcurrir del tiempo, fueron surgiendo talismanes y amuletos poderosos que fueron tan efectivos que su fama fue creciendo hasta llegar hasta nuestros días. A continuación, se presentan algunos de ellos:

Piedra Bezoar: La palabra bezoar proviene del persa » badzahar» y del hebreo » beluzaar» que significa antídoto y es que se pensaba que los bezoares tenían poderes curativos. Sin embargo, ¿ Qué es un bezoar?. Es una piedra o calculo que se puede encontrar en los intestinos o estómagos de los animales. En el siglo XII, la piedra bezoar que se extrajo del estómago de una cabra se le atribuyeron propiedades curativas y fue empleada para tratar dolencias como epilepsia, la disentería y la lepra. Fue tal su valor que un bezoar formó parte de las joyas de la corona de Isabel II.

IMG_1531.PNG
La Cruz Ansada: Su imagen recuerda a la cruz cristiana, pero difiere en la parte superior que tiene forma ovalada como una argolla o asa. Su origen se remonta a la civilización egipcia. Este pueblo la consideró como símbolo de vida y se creía que ataría a su portador longevidad y sabiduría. De hecho la cruz ansada es la que se ponía en la mente de los faraones para que el concepto de eternidad dominara su mandato por encima de cualquier cosa que pudiera suceder. También proporciona a la persona que la lleva suficiente energía vital para enfrentarse a las fuerzas negativas y enfermedades que lo puedan atacar.

IMG_1527.JPG
La Cruz de Caravaca: La tradición nos indica que concretamente el 3 de mayo de 1232 en el castillo-alcázar de Caravaca, el rey moro Muley Al-buceil obligó a oficiar a un sacerdote una misa cuyo nombre era Ginés Pérez de Chirinos. El rey moro deseaba conocer, por curiosidad, qué misterio ocultaba el rito de la misa. La leyenda cuenta que el sacerdote no podía articular palabra porque le faltaba la cruz que, en ese momento, se materializó. Otras versiones indican que la cruz fue transportada por dos ángeles en aquél mismo momento. Ante tal prodigio el rey moro se convirtió al cristianismo, y la imagen de esta cruz patriarcal fue motivo de un fervor popular y una gran veneración. Protege del mal en un amplio sentido entre ellos que cualquier mal que se desee a alguien se volverá contra la persona que lo desea.

IMG_1529.JPG
Herradura: Se piensa que la herradura de caballo confeccionada de hierro tiene el poder de alejar el mal y atraer la buena suerte. Se debe colocar sobre la puerta principal de las casas con los extremos hacia abajo. Es importante no tomar la herradura al revés, es decir, por las puntas ya que rompería la racha de buena suerte.

Óscar Ventura

IMG_1530.JPG

También te podría gustar...