9 de Julio de 2009

El 9 de Julio de 2009 el rotativo “El Diario” publica este artículo que reproducimos a continuación y al que título “Historias de Fantasmas convulsionan a dos pueblos”

PUERTO RICO Y JARDIN AMERICA. La aparición de un fantasma  y de un demonio atemorizan a policías de estas localidades. El primero de los casos se registró en el Juzgado Civil y Comercial I de Puerto Rico, donde un efectivo que se hallaba de guardia en el lugar aseguró  haber sido sorprendido por el fantasma de una mujer, que sería Julieta Ehinger, quien oficialmente desapareció de su pueblo, Ruiz de Montoya, a la edad de 29 años, el 25 de febrero de 2002.
Mientras que el otro escalofriante hecho, del cual afirman existen varios registros fotográficos, es la presencia de un demonio en una dependencia policial de Jardín América, donde incluso se produjeron fenómenos paranormales.

La mujer mutilada o la suicida


La imagen de quien supuestamente sería Julieta Ehinger, le apareció a un suboficial de la Policía de Misiones el jueves de la semana pasada, en horas de la noche y cuando custodiaba el citado juzgado. En diálogo con PRIMERA EDICION  el uniformado que habitualmente presta servicios en la comisaría Primera (quien pidió reserva de identidad), relató que “eran las 2 cuando le apareció un espectro con silueta de mujer, con uno de sus brazos (el derecho), mutilado”. De acuerdo al testimonio inicial el uniformado habría huido, aunque el mismo efectivo dijo que “el fantasma no le habló ni le agredió”. Poco después comenzó a circular una toma fotográfica difusa (registrada con el teléfono celular del funcionario policial involucrado), en la que se identifica a una mujer, pero nada puede observarse de los expedientes y papeles que suelen estar en los mostradores y estanterías de la dependencia judicial.
El policía agregó que “en un determinado momento de la madrugada y mientras realizaba la custodia se le presentó en la zona de la Mesa de Entradas del Juzgado, la imagen de una mujer, mientras estaba de guardia en reemplazo de un compañero que habitualmente suele prestar esa tarea en dicho lugar”. Desde el mismo jueves de la semana pasada, una toma fotográfica de escasa resolución en la que aparece una imagen borrosa de una mujer, circula entre unos pocos curiosos y creyentes de estas cuestiones, a la que enseguida y alguien que quiso ir más allá del supuesto hecho bautizó como “El Fantasma de Julieta Ehinger”. Pero hacia el fin de semana el supuesto fantasma ya cambió de nombre, ya que muchos pasaron a asociarlo con una joven que unos años atrás se suicidó a dos cuadras del juzgado, con un disparo de arma de fuego. Mientras la versión del fantasma de Puerto Rico recorrió ayer la provincia, el suboficial no volvió a prestar servicio de adicional en el citado juzgado, porque su camarada que habitualmente lo hacía regresó a su tarea, sin que nada haya visto en el lugar en ninguna de las noches siguientes. 

“Interés del obispo”

A raíz del mencionado hecho paranormal, un alto funcionario policial se comunicó con este diario y confió otra historia que mete miedo: el demonio que cambió la rutina de los efectivos de la Unidad Regional IX, con asiento en Jardín América. “Lo ocurrido se registró recientemente y en tres tomas fotográficas,  luego del secuestro de un automóvil de fabricación brasilera y con dominio argentino”, relató el efectivo involucrado. Cuando vimos las imágenes se notaba que dentro del vehículo había un demonio. En las tres fotos se observaban nítidamente tres rostros en movimiento. Era una cara espantosa, con cejas anchas, ojos de color rojo, nariz puntiaguda y ancha, labios gruesos y mentón grande”, confió el policía. “Las imágenes fueron sacadas con cámara digital y eran tan nítidas que se notaba hasta el iris de los ojos. En una primera toma  está de perfil y en la siguiente mira de frente”. “Por si fuera poco tras esa aparición en el edificio de la unidad se producen extraños e inexplicables sucesos: muebles que se mueven solos, titilar de luces, sombras negras que se abalanzan sobre los uniformados, los molestan en horario de descanso e incluso en una ocasión un policía abrió fuego contra un espectro”, relató. El uniformado aseguró que a Jardín América “fue el mismo obispo y un exorcista”, quienes se interesaron por el fenómeno.
Familia de Ehinger dio su opinión

La familia de Julieta Ehinger, la joven desaparecida hace siete años de su domicilio en Ruiz de Montoya, se mostró cauta hasta tanto no vean con sus propios ojos las imágenes donde supuestamente aparece el fantasma de su hija, justamente en el juzgado donde se investigó la causa y se tramita la tenencia de la hija de la mujer involucrada.
“Yo creo que si a alguien le tiene que aparecer el fantasma de Julieta es al juez que sigue la causa, Ector Acosta o al marido de ella. Además, ella iba a buscar a su familia, a sus seres queridos, no iba a molestar a un policía”, manifestó Paulina Ehinger, en entrevista que concedió a este diario desde la provincia de Buenos Aires, donde reside actualmente.

“Pasos en la noche”


Otros miembros de su familia no descartaron la posibilidad de una aparición  al revelar que “en la casa donde ella vivía se mudaron unas personas y que nos dijeron que por la noche se escuchaban pasos”. El paradero o condición de Ana Julieta Ehinger es un misterio desde hace siete años. La ex pareja de la joven siempre estuvo en el centro de las sospechas, sin embargo y pese a estar detenido un tiempo la Justicia no comprobó nada que lo incriminara. Julieta dejó una hija que actualmente tiene nueve años.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: